Baños más amplios con gresite

Si contamos con un baño de dimensiones pequeñas, una de las alternativas para que el mismo parezca un poco más grande de lo que realmente es, es el uso de gresite como material decorativo. El gresite es un material muy parecido a los azulejos, pero con dimensiones mucho mas pequeñas, gracias a las cuales, si se colocan de colores claros, los ambientes pueden otorgar una sensación de amplitud muy importante. De tal modo, a continuación su uso y forma de instalación.

Gresite, ideal para agrandar el ambiente del baño

Decorar, más bien refaccionar el baño puede ser una tarea muy sencilla, si tenemos bien en mente lo que queremos, pero también puede convertirse en una pesadilla si no logramos con rapidez encontrar los materiales que definirán el estilo que queremos conseguir. Esto último suele suceder generalmente cuando debemos reformar un baño de dimensiones pequeñas. El poco espacio puede no ser aliado de determinados materiales y estilos, y a partir de ahí el problema.

Justamente, en estos casos, hoy quiero hablarles de una alternativa con la cual, no solo lograremos dar una sensación de amplitud en el baño, sino que además lograremos un tipo de decoración muy bonita y utilizada desde hace tiempo. Me refiero al gresite.

Para quienes no lo saben o se están preguntando qué es el gresite, se trata de un material parecido a los azulejos, pero que tiene como particularidad principal su diminuto tamaño gracias al cual se logra ampliar de forma visual el ambiente donde lo coloquemos, en este caso particular, el baño.



Seguramente muchos de ustedes tendrán visto a este material en las paredes y suelos de piscinas, de hecho su uso está muy vinculado a ello, sin embargo, cada vez más son los que optan por este tipo de material, con origen en las antiguas culturas griega y romana por cierto, para sus cuartos de baño.

Antes de comenzar con el proceso de instalación, debemos tener en cuenta que para lograr esa sensación de amplitud es necesario que utilicemos piezas de colores claros, de lo contrario, el resultado será el opuesto.

El gresite lo podemos conseguir en forma de bloques o teselas formados por varias piezas del material, así se podrá evitar lo tedioso de tener que colocar una a una las unidades. De todos modos, siempre es aconsejable adquirir un poco más del material que pensamos necesitaremos, para el caso de algún inconveniente durante la instalación, o para futuras reparaciones.

En cuanto a la instalación en sí, al igual que sucede cuando colocamos un azulejo, la superficie donde colocaremos el material debe estar completamente limpia, nivelada y lisa. De esta forma, comenzaremos colocando el gresite desde el centro hacia los costados de la superficie. Esto es así para que en el caso de que haya que cortar una de las unidades, esta quede colocada en los extremos, sitio donde pasan más desapercibidas.

La buena noticia es que tanto el revoco fino con mortero hidrófugo, el hormigón proyectado, el yeso proyectado o los tableros de pladur, son revoques óptimos para la colocación.

De todos modos, como imaginarán, previo a comenzar a colocar el material debemos preparar la superficie. Lo primero será extender una capa de cemento-cola, la cual deberá tener aproximadamente tres milímetros de espesor, alineamos las piezas de gresite para que la distancia entre ellas sea la misma, y las colocaremos presionando con firmeza sobre la superficie.

Finalmente debemos rellenar las juntas con mortero deformable especial para juntas,  eliminar el sobrante con goma limpiacristales y pasar una esponja húmeda sobre las teselas.

Fuente: Mundomanuales
Foto: Gresite por Carmen Alonso Suarez en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...