Calendarios llenos de magia

Los calendarios son uno de los elementos indispensables en el hogar y ahora podemos convertirlo en objeto de admiración con las genialidades de algunos diseños como Calendar Shredder, Ink Calendar o Life Calendar.

Calendario de Susanna Hertrich

El tiempo lo determina todo hasta el punto en que ha llegado a convertirse en una moneda cambio. Desde hace siglos, el ser humano ha ido controlándolo gracias a su división en siglos, años, meses, días, horas, minutos y segundos. A lo largo de la historia, distintos pueblos y civilizaciones nos han ayudado a conseguirlo, a saber: los babilonios, los griegos, los romanos, los monjes de la Edad Media, el Papa Gregorio XIII, los egipcios, los mayas… todos ellos contribuyeron a establecer los parámetros universales del tiempo y hoy, muchos años después de ese recorrido histórico, disponemos de dos artefactos para poder medirlo con precisión: los relojes y los calendarios. El reloj con su inquietante tic-tac nos marca las horas; los calendarios con sus doce páginas nos determinan los días y los meses.

Es ya imposible que a día de hoy una casa no cuente con un reloj. E igual de imposible que no cuente con un calendario. El ser humano vive en función del tiempo y de ahí la necesidad de controlarlo constantemente. Quizá hablemos de relojes de pared en otra ocasión, pero hoy le toca el protagonismo a su gran aliado. Y es que en la actualidad podemos encontrarnos ya calendarios de todo tipo: de cartera, tamaño bolsillo, de mesa, y hasta de pared. En algunos casos se ha convertido en un elemento íntegro de la decoración del hogar porque es imprescindible que forme parte de él, por eso se han ido creando versiones originales y creativas dignas de ver y, sobre todo, dignas de tener en casa.

Calendarios de película como el que nos presenta la diseñadora Susanna Hertrich. A su obra maestra la ha bautizado con el nombre de Calendar Shredder, un diseño elegante, con aire poético, que presenta frontalmente los números, día a día, de cada mes, y con su particularidad porque este calendario es en realidad una máquina automática que va pasando las hojas, empujando las viejas hacia abajo y triturándolas, literalmente, a medida que pasan los días para dejar paso a la fecha actual. De forma que a sus pies podemos encontrarnos con un puñado de tiras de papel en el suelo, que bien podemos evitar colocando una papelera debajo del calendario. Es una idea original que al mismo tiempo nos ahorra las molestias de soltar el calendario de la pared y cambiar de página cada vez que pasamos de mes.

Originalidad donde la haya, podemos encontrar calendarios clásicos de los años 60 como el Timor Calendar, muy deseado por mucho; otros donde los días se van marcando con tinta, gracias a la absorción del papelel, el Ink Calendar diseñado por Oscar Díaz y hasta calendarios que apuestan por la interacción y nos ofrecen la oportunidad de dibujar cada día una carita con nuestro estado de ánimo, una idea de Brigada Creativa llamada Life calendar: how was your day. Luego encontraremos todos esos calendarios bonitos y gráficos llenos de dibujos, de portadas, de imágenes del cine o de animales… pero visto lo visto, la innovación llega a picos más altos. ¿Y tú qué, ya tienes el calendario más original para tu casa?

Fuente: verynicethings.es

Foto: susannahertrich

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...