Colores que son tendencia para tu hogar este año

¿Quieres renovar la pintura de alguna zona de tu casa y hacerlo con colores actuales? Es sencillo y gratificante. Descubre sus muchas posibilidades

Pintando colores

Échale un vistazo a las paredes de tu casa, ¿cómo las ves? ¿Estás conforme con el estado que presentan? Puede suceder que tengan el mismo color de cuando entraste a vivir en ella y que no coincida con tus gustos. Puede ser que estén un poco sucias y no baste con lavarlas. Puede ser que te gusten pero desees darles un toque nuevo.

¿Qué cómo lo haces? Hay muchas opciones disponibles, y nunca resulta sencillo decidirse, menos aún si no tienes ni por dónde empezar. Aquí van unas cuantas sugerencias que van a serte de gran ayuda sobre eso de cómo poner color en tu casa. ¿Te animas con ellas?

Manos a la pintura

  • Por lo pronto quítate de la cabeza eso de que pintar es un lío: mover muebles, cubrirlo todo para que no se manche, dedicarle un montón de tiempo, poner un pastón de dinero… Típica excusa para no hacer nada. No necesitas pintarlo todo en un día, ni siquiera pintar todas las habitaciones de tu casa, ni tampoco todas las paredes de una misma habitación. Ir dando toques de color a tu vivienda es algo divertido, si se va haciendo poco a poco, si se trabaja un espacio cada año.
  • De esa manera puedes ir actualizando la casa a tu ritmo y conseguir que siempre tenga un toque de novedad, lo de estar a la moda es otra cosa. Si a ti te gusta de una manera determinada, ¿por qué vas a tener que adaptarte a la moda? ¿No se puede adaptar la moda a tus gustos? Detrás de la moda siempre hay dinero. No se trata de innovar para que cambies, muchas veces se hace simplemente para que gastes. Por eso lo más importante de la moda, de las tendencias, no es tanto el seguirlas como borreguitos, sino ese toque de sugerencia, de creatividad, que te permite no apoltronarte en lo de siempre, y te abre posibilidades para mejorar.
  • También hay tendencias en pintura. Los colores nos dan sensaciones y emociones, algunas tristes y otras alegres, lo importante es usar el adecuado al perfil que se le quiera dar a una habitación o a la casa, teniendo en cuenta las limitaciones que te pueden imponer el estilo de los muebles o la decoración que ya tienes. A no ser que te puedas permitir el lujo o tengas el capricho de renovarlo todo, en ese caso, si empiezas por el color (más moderno o más clásico) puedes luego, elegir a tono todo lo demás.
  • El cambio climático nos invita a poner tonos refrescantes, relajantes, alegres. Verdes naturales, y también colores tropicales más atrevidos: amarillos, naranjas y fucsias, mostazas. La gama de gris seguirá presente; desde los tonos más pálidos, casi blancos, a los más oscuros y el negro. El negro y el blanco nunca pasan de moda, pero hay que utilizarlos con cuidado, sobre todo el negro, que ayuda a resaltar el resto de colores en nuestra decoración: antes de pensar en pintar de negro la pared, hay que tener decido, de ante mano, qué se va a poner en ella.

Un espacio para cada color

¿No debería ser un color para cada espacio? Sí, desde luego es otra opción, pero como he preferido no pintar toda la casa, sino simplemente dar pequeños toques de color en alguna de sus estancias, he optado por centrarme en un espacio para cada color. Cuarto por cuarto te lo explico mejor.

  1. Estoy un poco cansado del dormitorio. Pues para eso, este año, nada como los tonos azules. El azul que recuerda el cielo, o el azul que recuerda el mar. Color ligero que da serenidad a las paredes, y aporta tranquilidad, pero con cierto toque de elegancia. Puedes pintar simplemente la pared del cabecero de la cama o enmarcar las puertas y ventanas. Estos tonos son perfectos para mezclarlos con grises o blancos.
  2. ¿Y qué puedo hacer con la cocina y los baños? De entrada, en cuanto a pintura, poca cosa, porque sus parades suelen estar recubiertos con cerámica u otro tipo de material similar. Pero siempre puedes pintar una balda, el marco de la ventana, las molduras o alguna viga suelta que ande por allí. Introduce un poco de color con la gama de tostados, rojos y naranjas. Y quedan los techos, claro, pero eso, claros. Los techos en estos espacios, siempre claros.
  3. Para el salón, si tu mobiliario te lo permite, prueba con tonos verdes, ya sea para zócalos en paredes o para el techo. Vas a conseguir una atmósfera especial y relajante. Los puedes combinar con el blanco, el gris, o un mostaza suave. Hablando del color mostaza, si te gustan sus tonos, van muy bien para utilizarlos en algún rincón de la sala o zona de estar, o incluso en los pasillos.
  4. ¿Y en la habitación de los niños o no tan niños? Siempre puedes hacer algún tipo de estampado, floral o animal si son más pequeños o geométrico si están ya más creciditos. Decorando con una simple cenefa, en algún espacio que hayan dejado libre entre tanto cachivache. Para pintar cenefas existen plantillas o puedes fabricártela tu mismo si eres un poco mañoso. O escribir alguna frase en la pared, si tienes buen pulso: “Todo bien ordenado y mejor colocado”. Oye, tampoco te pases, además lo de “colocado” te lo pueden tomar al pie de la letra, pero de la otra letra.

Pues yo creo que ya sólo me resta desearte suerte en la aventura, verás como pintar termina siendo muy entretenido y resultón (elegante para los clásicos).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...