¿Cómo acertar en la elección y uso de mis cojines?

Si buscas algo ingenioso para tu hogar, sin que eso implique mayores gastos y remodelaciones, haz un “pacto” con los cojines y ellos harán lo suyo.

decorar con cojines

No pasan de moda y hay sobradas razones para ello. Decorar con cojines puede cambiar el aspecto de cualquier habitación e inclusive de toda la casa, sin necesidad de invertir demasiado, solo atinando en el uso de colores, texturas y estampados. Lo mejor que tienen, es que hay diversidad de diseños que pueden dar a cada quien la comodidad que desea, al tiempo que renuevan o transforman la apariencia de los habituales muebles.

Si eres amante del interiorismo, ya habrás soñado con un salón de estar como esos de revista, o con una habitación como la de tus protagonistas de novela, pero quién dice que esos ambientes no pueden ser para ti. Aunque no lo creas, con una buena utilización de cojines podrás darle a tus estancias esa elegancia que tanto has añorado.

Soluciones prácticas

¿Cómo lograr una decoración hermosa y agradable sin ser un experto? ¿Qué cojín le va a cada mueble? ¿Qué colores debo utilizar? Es posible que en este momento te estés planteando estas y otras tantas preguntas, pero es bueno que sepas que no hay fórmulas maestras ni reglas irrompibles en todo esto, solo consejos que te ayudarán a acertar en la elección y disposición de ese noble y maravilloso recurso. Toma nota de varios de ellos:

  • Definir el estilo que se quiere dar al área es prioritario. El uso de los cojines puede cambiar su aspecto en un santiamén, por lo que antes de elegir una determinada pieza, debes decidir si quieres mantener o reforzar el que ya tienes, actualizarlo o reformarlo. Todo eso y más, lo puedes hacer con unos almohadones.
  • Respetar los matices generales de la habitación ayuda a crear armonía. Si lo que deseas es dar un impacto visual, puedes combinar tonos claros con tonos vivos, y agregar texturas y/o estampados a esas zonas que lucen sobrias. Todo es cuestión de atreverse. Un buen truco a la hora de mezclar telas lisas y grabadas, es seleccionar aquellas que compartan alguna tonalidad. Eso las hará parte de un mismo conjunto.
  • Es generalizada la utilización de telas frescas y colores claros en el verano, y textiles gruesos con tonos cálidos en el invierno. Eso está bien, pero debes considerar que matices como el blanco o el beige amplían los efectos de luz y espacio, haciendo lucir más grandes y luminosas las habitaciones. Siempre pueden destacarse con algún estampado o diseño único, por lo que no debes relegar su uso para una sola temporada. Unos cojines claros combinados con otros marrones o rojos, lucirán perfectos en otoño o invierno.

Buscando el equilibrio con cojines

Este 2017 están de moda los mensajes positivos en cojines, así como las mezclas de dorados y neutros, y vaya que lucen.

Esta tendencia abala lo antes expuesto, de que en decoración no hay reglas que valgan. O te dejas llevar por la moda, o te guías por tus instintos. Mientas haya equilibrio y coherencia, el éxito estará garantizado. ¿Cómo conseguirlo? Mira otros tips que te serán de utilidad:

  • Los más usuales en decoración son los cojines cuadrados, de 50×50 o 60×60, e inclusive más grandes, pero hay quienes optan por formas rectangulares, triangulares o circunferenciales, todo según la línea de diseño y la personalidad de quien lo emprende.
  • En la variedad está el gusto. Si bien se habla de cojines en tríos o parejas, con colores, estampados y diseños uniformes, no son los únicos que pueden brillar en la ambientación. Un gran sofá puede contener tres o cuatros cojines del mismo tamaño y cada uno representar un objeto, color o textura de la habitación, sin que haya una ruptura del hilo armónico. También pueden disponerse la misma cantidad de cojines de un mismo color, textura y/o estampado pero con diferentes formas o tamaños, y el resultado será igual de sorprendente.
  • Los cojines tienen su aliado en las frazadas. Combinan a cabalidad, especialmente en aquellos sillones individuales ubicados frente a la tele o en el área de lectura. Pero hay un detalle a cuidar en este caso. El cojín debe estar exento de adornos que arañen o se enganchen. No tiene nada que ver con la moda, pero es desagradable.

Cantidades y formas de cojines

  • El número de cojines a emplear dependerá de la ubicación que se les dará. Si se trata de una cama king, juega al tres-dos-uno: tres almohadas o cojines grandes y de colores neutros en el espaldar; dos más pequeños con estampados o diseños a continuación, y uno con texturas en el centro.
  • Prefiere tonos que encajen con el resto de los elementos del dormitorio. Toma en cuenta las paredes, las cortinas (si las tienes), los materiales y la iluminación. Si el cuarto es oscuro, tal vez debas optar por piezas claras que te den algo de claridad y frescura. Este consejo aplica para las camas queen y las matrimoniales, en las que también pueden utilizarse de seis a siete cojines de diversas formas y dimensiones. Puedes probar colocando tres capas de dos y uno al centro. Cada capa tendrá un color o identidad, y se enlazará con la siguiente por estar en la misma onda cromática.
  • Una solución puede ser alternar tonos uniformes y estampados, y cerrar con una piezas pequeña pero “rebelde” o “fuera de onda”, para lograr ese “enganche” que buscas.
  • En el sofá de la sala, las parejas de cojines también deben armonizar con el entorno. Uno de ellos-en medio del sofá- se “encargará” de distraer o divertir con su original esbozo.
  • En el sillón o silla individual, un solo cojín bastará para crear contraste. Hazlo así aunque te digan que siempre debe existir un cojín extra por cada puesto o capacidad del mueble. El efecto será mucho más limpio y acertado. No lo dudes. Menos es más. Hagas lo que hagas, recuérdalo siempre.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...