Cómo conseguir ambientes románticos en tu hogar

Si siempre has querido tener un rincón romántico en tu casa, hoy te damos algunas ideas claves para conseguirlo en exteriores e interiores.

Ambiente romantico

Aunque la decoración romántica puede no ser tu estilo decorativo preferido a la hora de adecuar tu hogar, sí que es verdad que apostar por él en algunas zonas puede crear ambientes de tranquilidad y relax que son muy apreciados a la hora de conseguir momentos de desconexión en el día a día. Lo que te proponemos hoy es precisamente buscarlos solamente en algunos rincones de tu hogar y para ello te vamos a dar algunos trucos sobre cómo conseguir ambientes románticos en tu casa.

La decoración romántica no solamente incluye esos estampados de flores que tan conocidos resultan o toda una serie de colores pastel asociados a ella. Aunque en nuestro blog analizamos hace ya unos meses a fondo el estilo de decoración romántico, me gustaría destacar que hay otros muchos tipos de ambientes que se asocian igualmente a la misma dinámica. Un buen ejemplo que se sale de los tópicos y que puede gustar incluso a aquellos a los que no les apasiona lo romántico es el que tienes justo encima de estas líneas.

Para conseguir ambientes románticos en los que se respire relax y se alejen de esos tópicos que hacen que el estilo de decoración no guste a todo el mundo hay que jugar con los colores, con los tejidos que se utilizan, pero sobre todo con la luz y con los textiles. Si consigues dar en el clavo con la combinación perfecta de estas dos variables, tendrás con muy pocos objetos decorativos un espacio romántico en el que poder desconectar y olvidarte de todo lo demás. ¿Te apetece disfrutar de algo así en tu casa? Pues entonces toma nota de lo que necesitas:

Luz natural

La luz natural es un componente sin el que la decoración romántica no puede vivir. En el caso de que no la tengas porque la habitación en la que pretendes crear este ambiente no haya ventanas, debes procurar buscarla a través de la luz artificial. Combinar muchos tipos de lámpara en los que hayas incluido bombillas de luz semejante a la natural es la mejor idea que puedes poner en práctica a la hora de conseguir esta característica en el ambiente que diseñas.

Tonos neutros

Los tonos neutros son una de las características más importantes a la hora de conseguir un ambiente en el que se respire la calma. Con neutros nos referimos a los tonos claros como el blanco y el beige, y también a los oscuros como el negro, el gris o el marrón sin abusar de estos. Otros colores que pueden encajar muy bien si se utilizan con moderación en estos ambientes son los colores apastelados como el rosa o el verde, aunque hay que tener cuidado con no recargarlo todo con esta tonalidad.

Objetos de diseño

Los objetos de diseño son fundamentales en la decoración romántica. En este caso concreto se han utilizado sillas, estanterías y velas que recuerdan a diseños de años pasados y que se siguen llevando hoy en día. En tu caso puedes tomar nota de estas propuestas, aunque también podrías quedarte con otros elementos que resulten igual de inspiradores pero que te gusten más para aportar personalidad a tu hogar.

Los textiles

El uso de textiles para generar ambientes románticos es fundamental. No solamente hablamos de cojines o de mantas que sean capaces de aportar calidez a la zona que estás creando, sino al uso de telas en otros espacios que no se habían tenido en cuenta antes. Por ejemplo, un plaid en el sofá, una lámpara de tela, o simplemente una alfombra animal-print de esas que tanto se llevan ahora. Se trata de combinarlo todo para conseguir que, sin recargar el ambiente, la sensación que tengas sea la de confort durante todo el año.

Las texturas

Jugar con las texturas es importante para conseguir un ambiente romántico. De hecho, deberías tener en cuenta que el uso de varias de ellas será la clave para dar esa sensación de relax que estás buscando. Tal y como puedes ver en el ejemplo superior, en la mezcla está el factor necesario para conseguir crear ese ambiente que buscas. Puedes mezclar elementos con pelo, elementos aterciopelados, tejidos lisos, e incluso, como en el caso superior, materiales plásticos que generen la sensación de texturas a trozos para combinarlos con estos.

Vía: Delikatissen

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...