Cómo decorar con plantas si no eres de los que riegan todos los días

Un recurso económico y muy llamativo para ambientar las estancias son las plantas. Aunque no seas muy diestro en sus cuidados, hay opciones que puedes incluir para embellecer las estancias. Estas te encantarán.

Plantas que van bien dentro de la casa

Su aroma, verdor y colorido hacen de las plantas aliadas perfectas en la decoración de interiores. Sin embargo, la falta de conocimientos sobre sus cuidados hace que muchos se abstengas de colocarlas dentro de la casa. Saber cuáles son las indicadas puede ayudarte a tomar la decisión correcta, para que así puedas llevar algo de la naturaleza a tus estancias.

Lo primero que debes saber, es que no todas las plantas requieren la misma cantidad de sol o agua. Para las áreas internas requieres especies de sombra, que puedan crecer adecuadamente en esas condiciones. Asimismo, el nivel de humedad influye en su sano desarrollo. De allí que conviene colocarlas en lugares cercanos a la luz natural. Una mesa auxiliar en las proximidades de la ventana, puede ser un sitio idóneo.

Si eres nuevo en el cuidado de plantas, primero comienza con una o dos. Si logran sobrevivir, podrás aventurarte con un número mayor. Eso sí, si eres de esos que no acostumbra a regar todos los días, es prudente que tomes en cuenta las siguientes consideraciones. 

Plantas adecuadas para el interior

El reino de plantas ornamentales es inmenso, así que es fácil caer en la tentación de escoger la que nos llame la atención sin más. Esto es un error, pues si es de un tipo que sólo florece en patios o jardines con mucho sol, te frustrarás cuando la veas marchitar. También, si tienes niños, es importante que las que escojas no sean venenosas o irritantes.

Una planta genial para tener dentro del hogar es la Cissus. Es colgante, así que la puedes colocar en una meseta en un estante alto, o fijarla desde el techo con cadenas. Sus hojas son de un tono verde oscuro y se adapta a sitios sin luz como el baño o un rincón. Su riego es regular en época de calor y en invierno esporádico. Agregarle abono líquido cada 15 días la embellece.

Otra colgante que requiere poco riego es la hiedra. Sus hojas alargadas se enredan hermosamente si les colocas tutores. Hay otra variedad de la hiedra que es la enana. Sus hojas son jaspeadas y aportan color a la habitación. Ambas son de sombra.

Entre las plantas que requieren de pocos cuidados en cuanto al riego y la luz también destaca la singonio. La reconocerás por sus particulares hojas que se asemejan a unas flechas y tienen un color verde con tintes crema. Es frondosa y muy longeva. Sólo necesita que la trasplanten anualmente.

Más opciones

La tradescantia es otra opción acertada. Es llamativa, pues sus hojas pequeñas y tupidas brillan en tonos metalizados y púrpuras. Recomiendan colocarla en los baños y cocinas, pues la humedad favorece su crecimiento en forma de tapiz.

Hay otra que llaman la “hojalata”, por la fuerza con la que resiste la carencia de agua y sol. Se trata de la aspidistra, una alternativa fabulosa para quienes no cuentan con mucho tiempo. Su origen es chino y japonés. Es robusta, de hojas alargadas de un verde profundo y brillante. Le viene bien abonarla en verano.

De igual modo resalta la popular “Lengua de suegra”. Sus hojas carnosas y largas hacen de la sanseviera (nombre real) la preferida por muchos interioristas. De color crema con verde oscuro, adorna con maestría cualquier vestíbulo o rincón. Tampoco requiere un riego diario o mucha luz.

Si buscas una que filtre el aire de impurezas, puedes seleccionar la areca palma, la palmera de bambú, la planta araña, la planta serpiente, el lirio de paz o la gerbera Daisy. También son aguantadoras y con propiedades especiales la lavanda y el aloe vera.

Ideas para destacarlas

A la hora de decorar con plantas naturales, puedes colocar varias en un solo sitio o distribuirlas en diversos lugares. Una esquina solitaria puede servir para representar un pequeño jardín. Sobre una mesa auxiliar amplia puedes disponer tres o cuatro de distintos tipos en macetas bonitas (de cerámica o mimbre). Lucirán estupendas.

Los pedestales y los maceteros colgantes son fabulosos para realzarlas. Hay que considerar el crecimiento de cada especie y buscarle el sitio adecuado, pero también hay que prestar atención a la maceta. Si es fea arruinará el efecto ornamental.

El estilo decorativo es otro punto a evaluar. Si el ambiente es moderno, los maceteros que combinan son los elaborados en cristal, metal, hormigón, vidrio y cerámica, preferiblemente en tonos neutros o con diseños geométricos. Los de madera se ven geniales en ambientaciones de estilo rústico. Independientemente del sitio, los maceteros se verán mejor si están en grupos de dos o más. Si son del mismo tipo mejor.

No olvides que a menudo las plantas que poseen hojas coloridas requieren de luz intensa para conservar su tono. Igualmente, las que tienen flores tienen que ubicarse en espacios iluminados. De lo contrario, no florecerán. La luz artificial también puede servir para dar vivacidad, pero no abuses, para no estropear sus hojas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...