Cómo decorar una habitación cambiando la iluminación

La decoración de una habitación se puede cambiar de arriba a abajo usando la luz. Juega tanto con la luz natural como la artificial y podrás conseguir un espacio único y adaptado a tus necesidades

decorar habitación iluminación

La red está llena de consejos sobre cómo decorar una habitación, centrándose en elementos como los muebles o incluso pidiendo una reforma. Eso sí, se olvidan de uno de los más importantes para la decoración, siendo también uno de los más simples y económicos de cambiar.

Hablamos de la iluminación, la cual puede cambiar por completo la decoración de un espacio. Vamos a ver cómo podemos cambiar la iluminación de una habitación y usarla a nuestro favor.

Así se decora cambiando la iluminación de un dormitorio

Lo primero que hay que saber es que hay dos tipos de luz, siendo la luz natural y la artificial. En primer lugar, nos centraremos en aprovechar al máximo el primer tipo de luz.

Los decoradores suelen aprovechar la luz natural cambiando las cortinas y los espejos de una estancia. El color de las cortinas y la posición de los espejos es clave para crear la sensación que queramos.

Por ejemplo, cortinas de tonos amarillos ayudan a crear una luz más cálida y acogedora en salas de descanso. En cambio, los tonos de color blanco ayudan a una luz más blanca, la cual aumenta la iluminación y es perfecta para ambientes de trabajo. Además, se puede ir más allá e ir cambiando las cortinas según las estaciones del año.

En cuanto a los espejos, a más espejos haya, mayor iluminación tendrá el espacio. Esto puede ayudar también a dar sensación de amplitud en habitaciones pequeñas.

Ahora hablaremos de las luces artificiales. La más importante es la luz general, es decir, la bombilla que ilumina toda la habitación. En este caso, podemos elegir directamente el color de la luz para crear una sensación u otra.

Al igual que con la luz natural, los tonos anaranjados dan sensación de calidez, mientras que los tonos claros dan sensación de amplitud y son mejores para trabajar. En cualquier caso, debe estar situada en el centro, para iluminar la habitación por igual y eliminar las sombras.

Además, hay otros tipos de luces artificiales, como la luz focal. Este tipo de luz está fijada en un punto y se suele usar para iluminar el lugar más visitado de la estancia. Por lo general, tiene más luminosidad e intensidad que la luz general.

Finalmente, existen luces decorativas que le dan un toque personal a la estancia. Suelen ser de pequeño tamaño, poca luminosidad y actuar de forma decorativa junto a otros objetivos. Aquí podemos usar luces de LED de colores, velas y otros objetos de pequeño tamaño.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...