Cómo distribuir los cuadros

Si queremos que los cuadros que utilizamos para decorar nuestras habitaciones logren marcar nuestro estilo personal y reforzar el estilo de la casa, debemos distribuirnos e una manera correcta, de no ser así o disponerlos de manera errónea, es posible que provoque algún delineamiento con la idea de decoración que queremos imponer en nuestro hogar.

Cuadros horizontales

A pesar de que a muchos les cueste imaginarlo, colgar y distribuir los cuadros en el hogar también tiene su técnica y correcta forma de hacerlo.

Si queremos que los cuadros que utilizamos para decorar nuestras habitaciones logren marcar nuestro estilo personal y reforzar el estilo de la casa, debemos distribuirlos de una manera correcta, de no ser así o de disponerlos de manera errónea, es posible que provoque algún delineamiento con la idea de decoración que queremos imponer en nuestro hogar.

Por eso, antes que nada, si estamos deseando añadir un cuadro a la decoración de nuestra habitación, lo primero que debemos hacer es elegir aquellos que tengan una relación con toda la decoración, es decir: con un color y marco que se encuentren en combinación con el resto de la decoración.


Aunque no se trata simplemente de elegir aquellos que solamente combinen con los colores y mobiliario de la casa, también es importante que los cuadros se identifiquen con nosotros, ya sea por los motivos, por nuestro estilo o nuestros gustos.

Con los cuadros ya elegidos es momento de colgarlos. En ese punto la regla principal es colocarlos a la altura del observador, es decir, al nivel de los ojos. Esto es porque si los colocamos demasiado alto, estaremos forzando el punto de vista, si los colocamos muy bajo se perderán con los muebles.

En cuanto a la distribución, el consejo es que todos los cuadros tengan un criterio entre sí y con el conjunto. Antes de llenar la pared de cuadros y lograr un efecto desagradable, desplegando cuadros sin ningún tipo de orden, es conveniente poner pocos cuadros.

Si la idea es agrupar los cuadros, lo primero que debemos hacer es una prueba en el piso, es decir, distribuyéndolos sobre el piso de la misma forma que lo haremos en la pared.

Luego, la mejor manera de pasarlos a la pared es comenzando con el cuadro central en relación al resto ambiente y objetos, paredes, techo, muebles, colocando los demás en relación a este.

También es importante la distancia entre los cuadros, nunca debemos dejarlo muy pegados entre sí, aunque, cuanto menor sea el tamaño de los cuadros, menor tendrá que ser la distancia entre ellos y viceversa.

En relación a los cuadros más chicos, vale destacar que nunca deben estar solos o aislados, sino en pares o grupos.

Para finalizar, algunas de las alternativas a las que podemos recurrir son: en línea horizontal o vertical; en doble o triple línea horizontal o vertical, o también formando figuras geométricas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...