Cómo elegir la ropa de cama para decorar tu hogar

Las colchas, edredones, mantas y sábanas son también un objeto de decoración. Hoy te damos algunos consejos básicos para conseguir elegir la ropa de cama de forma más adecuada.

ropa de cama

Siempre que hablamos de la decoración de la casa nos referimos a la pintura, a los muebles, a la elección de los suelos y a un montón de cosas más que están relacionadas con reformas. Sin embargo, en más de una ocasión se hace importante prestar atención a los tejidos que se utilizan, y precisamente de ello es de lo que queremos hablarte hoy en nuestro artículo sobre cómo elegir la ropa de cama. Una mala elección puede llevarte a romper todo el equilibrio que habías logrado en la habitación, y una buena puede dar ese toque que faltaba en la estancia.

No es sencillo saber qué ropa de cama es la más adecuada para cada ambiente. De hecho, si no quieres arriesgarte, lo mejor es siempre optar por los colores lisos combinados con otros elementos de la estancia. Pero, resulta mucho más complejo que eso porque hay ropa de cama de verano, y ropa de cama de invierno. Y, además, según el tipo que elijas la cama quedará de uno u otro modo. Así que, ¿por qué no te animas a seguir los trucos que te mostramos a continuación para que la tuya quede perfecta?

Elige bien la ropa de cama para tu hogar

  • Las sábanas: puede parecer que las sábanas no tienen importancia a la hora de seleccionar la ropa de cama para tu hogar porque apenas se ven. Sin embargo, sí que la tienen en muchos sentidos. El primero de ellos porque las almohadas sí quedan en muchos casos a la vista y van a juego con ellas. La elección de estas va unida a la elección de todo lo demás. Si por ejemplo la colcha o el edredón son estampados, jamás las elijas en esos motivos. De hecho, para acertar, siempre es mejor que las sábanas sean lisas, en tonos que no resulten demasiado aburridos.
  • La sábana bajera: más veces de las que se piensa se tiene una mala elección en la sábana bajera. Para empezar, hay que seleccionar los tejidos adecuados que den comodidad, porque se va a estar justo encima de ella. Por otro lado, la sábana bajera debe ajustarse perfectamente a la cama, de lo contrario, creará malas sensaciones al dormir e incluso en la forma de ésta en cuanto a lo que se puede ver.
  • Los edredones: los nórdicos son la solución mejor para el invierno. Sin embargo, dependiendo del edredón y de la funda que se elija, la cama quedará de uno u otro modo. Si no quieres que caiga, selecciona una talla más pequeña. Sin embargo, si eres de los que te gustan que la cama parezca más grande, entonces selecciona el tamaño mayor. En el mercado encuentras todas las opciones. Cabe señalar que en lo visual, el edredón funciona muy bien en los ambientes más modernos e innovadores.
  • Las colchas: con la llegada de los nórdicos han quedado en un segundo plano, pero siguen siendo una buena alternativa para el verano, y también para conseguir crear ambientes más delicados, románticos y clásicos. Si en tu caso la habitación está decorada en este sentido, quizás sea la mejor de las opciones con las que te puedas encontrar.
  • Las mantas: para muchos son solo una opción que poner debajo de la colcha o el edredón. Sin embargo, en el mercado actual hay una gran variedad de modelos pensados para estar a la vista que abrigan al tiempo que no pesan. Son más prácticas y combinan a la perfección con cualquier ambiente, independientemente del tipo de decoración. 

Algunos consejos básicos para elegir la ropa de cama

Sobre todo cuando nos referimos a la ropa de cama que se ve, es decir, a aquella que está por encima, hay que tener mucha precaución tanto con los colores como con los estampados que se eligen. En ese sentido, hay que pensar en los elementos que configuran la estancia como un todo. Si en general tienes un estilo nórdico y has optado por colores como los grises, no tendrá sentido elegir una colcha o edredón clásico en tonos rosados o beige. Lo mismo ocurre si te has atrevido con lo industrial o lo contemporáneo, en ese caso es mejor quedarse con lisos sobrios o apuntarse a la tendencia de los estampados de ciudades. Siempre que dudes, elige colores lisos no demasiado llamativos que puedan equilibrar todo lo que conforma la habitación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...