Cómo escoger y combinar el color de las paredes

La combinación de colores en las paredes de una estancia es vital y depende de muchos factores

colores

Ante la necesidad o el deseo de cambiar el color de una habitación sin cómo decidirse por un tono concreto, una forma de simplificar el procedimiento de selección es agrupar los colores por gamas. De esta forma se puede empezar a valorar las necesidades específicas de la habitación concreta que se desea pintar y los deseos del usuario de cara a los resultados finales afinando la búsqueda de una forma más eficiente.

El primer paso será pararse a mirar detenidamente las características de la habitación. Desde el color del suelo, los acabados de los muebles o los tejidos utilizados en la decoración, hasta el tamaño de los espacios y la iluminación natural que reciben; todos estos datos son importantes y necesarios para decidirse por la gama cromática que mejor luzca en las paredes.

  • Gama de colores cálidos. Estos son los naranjas, rojos y tierras con una impresionante variedad de matices y altamente acogedores. Se trata de una gama de color que se ve fuertemente influenciada por los tejidos que visten la habitación, por esta razón es interesante prestar especial atención a estos detalles para conseguir el resultado deseado. Las telas de algodón y lino conseguirán un aspecto natural, desenfadado y casual. Por su parte, los tejidos más pesados como el terciopelo pueden llegar a resultar excesivos, sin embargo, si se utilizan con mesura, son capaces de ofrecer un aspecto muy sofisticado.

  • Gama de colores fríos: Desde los verdes hasta los azules pasando por los violetas y algunos rosas, estos tonos tienen siempre reminiscencias primaverales y aluden constantemente a elementos de la naturaleza. Para conseguir frescor y luminosidad, así como para prolongar la visión del paisaje hacia el interior de la casa en hogares con vistas a la naturaleza, estos colores son idóneos. Los tejidos estampados de motivos florales y figuras geométricas son muy bienvenidos en estos entornos de paredes frías ya que consiguen equilibrar de forma adecuada el protagonismo de las mismas.
  • Gama de colores neutros. El sofisticado y contemporáneo gris, el beige y las distintas tonalidades de blanco roto, aportan seriedad al ambiente y permiten una casi ilimitada versatilidad que hace posible la combinación con cualquier tipo de muebles, colores y estilos decorativos. Desde la decoración más clásica hasta la más actual, todas se integran con total naturalidad dentro de esta interesante y rica gama cromática.

Foto:  Sunshine Lady !

Vía:El Mueble

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...