Cómo iluminar el baño

Siguiendo algunas pequeñas normas, el baño puede tener la iluminación adecuada para poder llevar a cabo cada una de las tareas que allí se realizan.

Cómo iluminar el baño

Cómo iluminar el baño

La iluminación es muy importante dentro de la decoración de un hogar, de hecho hemos hablado en muchas oportunidades al respecto, intentando encontrar las mejores opciones para cada uno de los ambientes.

En el baño, el tema puede ser un poco más complejo, sobre todo porque se trata de un lugar que necesita estar bien iluminado para que, por ejemplo, las mujeres puedan pintarse fácilmente, entre tantas otras tareas.

Sin embargo, siguiendo algunas pequeñas normas, el baño puede tener la iluminación adecuada para poder llevar a cabo cada una de las tareas que allí se realizan.


Por empezar es importante conocer que la luz natural es muy útil en este sitio, es tan importante como la luz artificial. Por eso es que debemos procurar no colocar ningún elemento decorativo que obstruya la entrada de la luz natural.

En ese caso, uno de los puntos a tener en cuenta es que si el sol ingresa desde la zona de la ducha, es conveniente no utilizar cortinas o mamparas oscuras que corten la circulación de la claridad.

En cuanto a la luz artificial, lo primero es saber que para el caso del baño, la misma debe ser práctica y funcional, razón por lo que las luces principales deberemos ubicarlas alrededor del espejo y el tocador. Más precisamente a los laterales del espejo, y no arriba del mismo, ya que aparecerá una sombra en nuestra cara, lo mismo que sucederá si colocamos una luz empotrada en el techo sobre la pileta.

En caso de que se trate de un baño pequeño, la iluminación a los costados del espejo será suficiente, en cambio, si hablamos de un cuarto más amplio será necesario algo más, como por ejemplo una luz general en el centro del techo.

Además de la luz, propiamente dicho, existen algunos factores que nos pueden ayudar a conseguir mayor luminosidad y claridad en el baño. Me refiero, por ejemplo, al color de las paredes o los cerámicos.

En dicho caso lo ideal siempre es el color blanco, el mismo nos permitirá potenciar la luminosidad, ampliando visualmente el espacio, al mismo tiempo que colabora con la sensación de higiene.

Por el lado de los cerámicos o azulejos, siempre es recomendable que sean brillantes, ya que nos permitirá reflejar mejor la luz. En este caso, el blanco también es un buen color para los cerámicos.

Por último, debemos tener en cuenta que la luz blanca es la más indicada, ya que será la que, por ejemplo, respete los colores de las pinturas cuando las damas decidan maquillarse. En este sentido, las lamparitas halógenas blancas son las indicadas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...