¿Conoces la técnica del Degradé?

Manipulación del color y degradación de tonos en superficies varias como textiles, paredes y mobiliario: el degradé fusiona progresivamente los colores para ofrecernos una imagen llamativa y armoniosa.

Degradé

Va y viene como todas las modas y ahora parece que vuelve a levantar cabeza en el mundo del interiorismo. El degradé es una tendencia que, pese a su gran originalidad y colorido, es difícil de encajar en cualquier decoración y se ha convertido en una de esas formas decorativas que es completamente amada o totalmente odiada, pero dado su auge, sobre todo en otros ámbitos como la moda o la joyería, donde se recurre a esta técnica para la elaboración de vestidos de noche o para pendientes de zafiros, como hace la marca Chopard, he creído apropiado compartir con vosotros qué es esto del degradé y qué opciones decorativas nos puede aportar en el hogar.

Degradé, Ombré o Degradado. Esta técnica recibe diferentes denominaciones y consiste en la combinación de varios colores ordenados linealmente en la escala cromática que se fusionan entre sí para ofrecer visualmente una transición armoniosa y progresiva entre dos o más colores. Esta descripción tan técnica puede entenderse mucho mejor si observamos la fotografía: los diferentes colores se entremezclan formando una especie de arcoíris multicolor. Esto, que es la esencia del Degradé, es lo que hace que sea muy aceptado o directamente rechazado, pues el rimbombante aspecto que pueden llegar a adquirir los muebles con esta técnica puede ir contra los ideales estéticos que normalmente buscamos en una casa: elegancia, modernismo y minimalismo.

Sin embargo, el degradé sigue existiendo y triunfando en la decoración de espacios, prueba de ello es que encontramos cada vez más muebles como el de la imagen dispuestos a alegrar con su originalidad cualquier hogar, despacho o local donde sean colocados. No caigamos en la trampa de pensar que todos los diseños del degradé son tan extravagantes como el que os presento aquí, pues en la escala cromática encontramos muchísimos tonos de color y según la combinación de los mismos podemos hallar otro tipo de mobiliario más discreto. Estoy hablando de mesas, sillas, puertas de armarios, estanterías… y hasta decoración de paredes. El degradé puede estar presente en cualquier parte de la casa y recordad que no hace falta unir veinte colores para recurrir a esta técnica, sino que con tan solo dos tonos fusionados ya estamos haciendo uso de ella. Os invito a indagar un poco más por Internet y descubrir las fantásticas imágenes que nos ha ido dejando esta tendencia en interiorismo.

Foto: Ana Cotta

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...