¿Cuántas pulgadas debe tener mi televisión?

Debemos tener en cuenta la distancia entre el televisor y el espectador para comprar el aparato. De esa manera evitaremos comprar uno demasiado grande o demasiado pequeño. Hay unas medidas que aproximadamente nos pueden ayudar a decidir el tamaño, aunque también debemos decidir sobre la calidad de la imagen, los mejores son los que emiten en alta calidad.

Antes del boom de los televisores LCD, Plasma y LEDs se decía que la distancia entre el televisor y el lugar desde donde lo mirábamos tenía que ser de 2,5 veces la diagonal de la pantalla. Esto se decía porque eran de tubo y la radiación era perjudicial para la vista. Hoy en día con los nuevos modelos lo que se emite es luz, y la distancia dependerá de lo confortable que sea para nuestra vista. Lo recomendable es que la proporción entre el tamaño del televisor y la distancia sea suficiente como para que la vista se sienta cómoda. Otro factor determinante será el precio del televisor y de cuánto estemos dispuestos a pagar por él.

Es importante decidir la ubicación en la estancia, así como la distancia y la calidad de la imagen.

Así pues un factor muy importante a la hora de decidir de cuántas pulgadas será el televisor que compremos es encontrar la proporción adecuada de distancia de visionado de la televisión y tamaño del aparato. Debemos buscar aquel que evite la fatiga visual, es decir, que la vista se canse debido a que el televisor sea demasiado grande y la persona lo esté mirando demasiado cerca. Hoy en día los televisores grandes son más asequibles, y es una tentación comprarlo cuanto más grande mejor. El tamaño que más se suele vender está entre 32 y 42 pulgadas, aunque cada vez los hacen más grandes y con más facilidades para pagarlos, lo cual resulta muy atractivo para el comprador.

Pero saber la distancia mínima entre el televisor y el espectador no es fácil. No obstante la Society of Motion Picture and Television Engineers opina que la mínima que debe existir se corresponde con el doble del ancho del televisor. Por su parte, la distancia máxima no debe ser superior a cinco veces esta proporción. Es decir, un televisor demasiado pequeño tampoco es recomendable.

De esta manera, si por ejemplo queremos comprar un televisor panorámico de 32 pulgadas, la distancia mínima debe ser aproximadamente de un metro y medio y la máxima de tres metros y medio. Si lo queremos de 42 pulgadas, la mínima ha de ser de dos metros y la máxima de unos cuatro metros y medio. En el caso de 50 pulgadas, la distancia mínima ha de ser de unos dos metros y medio y la máxima de cinco metros y medio.

Hay que tener en cuenta también la calidad de la imagen, porque cuanto mejor sea, más de cerca la podremos mirar sin que nos moleste a la vista. Lo mejor sería comprar una que emita en alta definición. Finalmente, hay que tener en cuenta que en los comercios no suelen calibrar bien las televisiones y la sensación de pequeño o grande puede ser diferente que en casa.

Foto por nordique en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...