Cuatro pasos para reformar la cocina

Con cuatro simples pasos lograremos reformar nuestra cocina, convirtiéndola en un espacio muy cálido y acogedor. Lo fundamental en la tarea es hacer una correcta elección de los elementos, como así también del estilo decorativo que queremos transmitir.

Cuatro pasos para reformar la cocina

No importa de qué dimensiones sea nuestra cocina, siempre estaremos en condiciones de reformarla y transformarla de acuerdo a nuestros gustos y necesidades. Para eso, lo importante es saber que los accesorios complementarios y algunos tips decorativos son de mucha ayuda.

Lo primero que debemos hacer es elegir el estilo decorativo que vamos a utilizar. Hacerlo nos permitirá tomar una decisión en cuanto a la cantidad y el tipo de accesorios que vayamos a colocar en los mostradores, las paredes y el resto de los espacios de la cocina.

Una vez que tengamos decidido el estilo, lo segundo que haremos será dejar la cocina prácticamente vacía de elementos decorativos. Dejar el espacio visualmente limpio, y vivir un par de días de esa manera nos permitirá reconocer cuáles son los espacios que utilizamos con mayor frecuencia, como así también cuáles son nuestros hábitos. Este análisis nos será de mucha ayuda al momento de volver a colocar los accesorios.

El tercer paso será conformar una mesa de selección. Con esto nos referimos a poner todos los accesorios juntos sobre una mesa, clasificarlos por color, tamaño y sobre todo estilo, decidiendo si representan el estilo que queremos mostrar en nuestra cocina. Observando todos los elementos juntos podremos definir qué nos falta por comprar, como así también cuáles combinan entre si y cuáles no. En definitiva, podremos descartar los elementos que no vayamos a utilizar.

Con la cocina desuda y los accesorios seleccionados, el cuarto paso será el de empezar a colocar los objetos más grandes. Para eso la recomendación es colocarlo en el lugar que nos parezca conveniente, salir de la cocina y volver a entrar para volver a evaluar si realmente es el lugar donde debemos colocarlo. ¿Cómo nos sentimos? ¿Está a la altura adecuada? ¿Me molestará cuando cocine? ¿Qué tal combina el color? serán todas preguntas que tendremos que realizarnos. Luego continuaremos con el resto de los elementos de la misma manera.

Finalmente, antes de terminar quiero darles una última recomendación: no excederse. No es necesario colocar muchos accesorios. Podemos comenzar con moderación, y una cantidad limitada, para luego ir añadiendo poco a poco lo que creamos necesario. No tenemos por qué colocar todos los elementos de los que disponemos.

Veremos cómo sorpresivamente siguiendo estos simples cuatro pasos conseguiremos una cocina mucho más cálida y acogedora, de una manera muy simple y practica.

Fuente: Micasarevista
Foto: Cocina por Mario Carbonien Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...