Decora y alegra tu balcón

Si quieres adecentar tu balcón o terraza, por pequeño que sea, ahora que llega el buen tiempo, echa un vistazo a este artículo. Ideas no te van a faltar sobre como prepararlo y decorarlo: alfombras, cojines, mesas, sillas, luces y por supuesto plantas.

Haz de tu balcón un paraíso

Dice el refrán que “la primavera la sangre altera”, pero lo que altera también son los balcones, sobre todo si te da por decorarlos y alegrarlos un poco. Los vecinos y los viandantes te lo agradecerán, aunque no lo manifiesten con sus palabras. ¿Por que a quién no le agrada ver una balconada cuidada y bonita? Hasta parece que te alegra el día. Puestos a parafrasear se puede echar mano también del poema de Antonio Machado: “La primavera ha venido. Nadie sabe cómo ha sido. La primavera ha venido. ¡Aleluyas blancas de los zarzales (balcones) floridos!”

No es difícil adecuar un espacio, por pequeño que sea, para tener un pequeño jardín, de modo que haga tus delicias durante los próximos meses de primavera, verano y hasta alguno del otoño si el tiempo acompaña; aunque vivas en medio de una gran ciudad y a mitad de un edificio de bloques. Por ideas y sugerencias que no quede. Solo tienes que ponerte manos a la obra.

Limpiar y pintar antes de decorar el balcón

Antes de lanzarte a decorar y colocar sillas, mesas, plantas, platos, luces y otro tipo de complementos, no te costará mucho hacer un sencillo mantenimiento del suelo, de la barandilla del balcón, los marcos de puertas y ventanas y de los paños de pared que enmarquen tu terraza.

Para paredes, marcos y barandillas, a veces, es suficiente con un paño y un poco de agua jabonosa para limpiar las superficies y dependiendo de como te queden, te planteas si dar más pasos o dejarlas tal cual. Si piensas que necesitan una nueva capa de pintura, podrás hacerlo sin dificultad, pues se trata de lugares pequeños. Empieza lijando suavemente la superficie a tratar, es importante que no dejes de hacerlo para que la pintura que apliques después agarre perfectamente.

Elige el tipo de pintura adecuada a cada caso, no es lo mismo pintar sobre metal que sobre madera o pared, pero asegúrate de comprar siempre pintura para exterior y es preferible que optes por un acabado en brillo o satinado, por mucho que te guste el mate, pues son más resistentes al polvo y se ensuciarán menos, siendo más fácil su limpieza.

Para el suelo, si necesita una limpieza más intensa que la normal y el desagüe lo permite, utiliza un compresor de agua a presión, sin pasarte con la presión, verás como desaparecen todas las partículas adheridas por la intemperie de los meses anteriores.

Antes de empezar con la decoración plantéate, si el espacio de tu balcón o terraza, lo permiten, la conveniencia de colocar alguna sombrilla o un pequeño toldo, caso de que tu comunidad de vecinos y la estética de tu vivienda lo consientan. Además de protegerte del sol, le dará una mayor intimidad al espacio, incluso la sensación de ser más amplio.

Decorar es siempre entretenido y agradable

Es el momento de comenzar con la decoración. Antes de liarte a poner cosas piensa en el suelo: ¿Una tarima de madera o una esterilla de esparto? ¿Algunas alfombras coloristas y lavables de trapillo? Y ¿Por qué no una plancha de césped artificial que ocupe la totalidad de la superficie? (En invierno la puedes enrollar y guardar). Te sorprenderá su resultado. También puedes utilizar ese elemento para cubrir alguna superficie saliente que pueda existir en el espacio.

Sillas y mesas de pequeñas dimensiones las tienes de todos los precios, modelos y materiales. Si tu espacio es muy pequeño las hay apilables y plegables, de modo que cuando tengas que recogerlas de un año para otro las puedas guardar sin problema en el trastero o cubiertas con una lona impermeable allí mismo.

Si vives en una zona lluviosa elige mobiliario de madera tratada, o de propileno o resina. Los de tela también secan enseguida. Lo mismo te digo sobre si optas, o no, por poner cojines, sin olvidar alguna pequeña manta para los días que refresca.

Si el espacio es tan reducido que no te cabe una mesa, puedes recurrir a un tipo de estantes que se colocan sujetos a la barandilla con un sistema similar al de las jardineras colgantes, pero hacia el interior. En él podrás colocar los refrescos, el café, los libros y hasta la comida o la cena para tomarla al aire libre.

Para las paredes, los motivos cerámicos o metálicos livianos, siempre resultan bien. Ya sean platos, pájaros, mariposas o cualquier otro motivo refrescante. También es bueno distribuir luces por distintos sitios, faroles de velas o con tecnología led, de estos últimos los hay muy variados y vistosos que solo necesitan luz natural para recargarse de día y lucir al anochecer.

Las plantas en el balcón

Y, por supuesto, no puedes prescindir de los maceteros colgantes, de soporte, de suelo, de barandilla… En madera, cerámica, plástico… Y, por favor, las plantas naturales. No te van a costar tanto al tratarse de plantas pequeñas y que no vas a poder guardar de un año para otro. Elige las más baratas y resistentes, existe una gran variedad y de gran belleza. Si te gustan los bonsáis, adelante con tu bosque.

Puedes crear una vegetación multicolor o decantarte por flores de un color determinado o distribuir varios tonos alternativos. Con cualquier combinación acertarás y llenarás de aroma el ambiente, hay plantas que mantienen su floración desde primavera hasta bien entrado el otoño. Para entonces podrás cantar ya eso de “el otoño viejo y seco, frío ya llegó. Vuela, golondrina, vuela buscando calor”, pero para eso, aún queda mucho tiempo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...