Decoración emocional: las claves para ponerla en marcha

La manera en la que ubicas los objetos, pintas las paredes o agregas piezas decorativas, interviene en tus sentimientos. Acá algunos tips para que llenes tu casa de energía y buenas vibras.

Tips para aprovechar las bondades de la decoración emocional

Imagina una casa que al entrar te brinde paz y armonía. Que los sentimientos que genere al recorrerla sean positivos, y que en cada rincón fomente tu bienestar interior. Esto no tiene porqué ser sólo un sueño. Puedes hacerlo realidad, con la decoración emocional. 

Esta tendencia que se ha popularizado en los últimos tiempos, fue ideada por la arquitecta e interiorista Diana Arlauskas. A su juicio, permite convertir el hogar en un sitio agradable y placentero. Para ello, sólo hay que considerar que existen elementos que perjudican el ánimo, transmiten energías negativas y causan molestia o angustia. Por supuesto, deben quedar fuera de tus espacios.

¿Qué involucra la decoración emocional?

El primer punto por el que aboga la decoración emocional, es el orden. Una estancia sucia, desorganizada y atestada de cosas que no se usan, genera una gran carga de estrés. En cambio si está prolija y ordenada, otorgará dicha y calma. Eso sin contar la facilidad que brinda al momento de querer hallar papeles, objetos u otras cosas que se requieran tener a la mano.

Para lograr esto debes revisar los armarios y deshacerte de todo lo que sobra. Toma un día o un fin de semana para realizar un operativo de aseo en casa. Analiza la utilidad que realmente le das a lo que posees y coloca en cajas lo que ya no utilices. Seguro puedes hacer feliz a otros donando ropa, herramientas o elementos que sólo ocupan espacio en tus cajones.

También puedes sacar provecho de ello organizando una venta de garaje. Luego procede a ubicar lo que queda en su sitio. Coloca un contenedor de basura en la entrada de la vivienda, para desechar de inmediato la publicidad y el correo no deseado. Es importante que establezcas una rutina y que la jornada se repita eventualmente.

Las estancias íntimas son necesarias

Crea un espacio propio. La sensación de tener una sala en la que consigas relajarte y desconectarte del mundo. es relevante para mantenerte en armonía. Si las dimensiones no te lo permiten, ubica un sitio el que puedas colocar un sillón, un puff o una simple alfombra con cojines para leer tu libro favorito, meditar u observar una pintura o fotografía que te serene. Una mesita con flores y una lámpara serán el complemento perfecto.

Otro factor en el que debes fijarte, es en la distribución de los muebles. Procura que no sean un obstáculo para el paso, que oculten la luz o interfieran en la visión general del salón. Una mala idea es colocar tu escritorio de trabajo con vista a la pared, pues provoca sensaciones agobiantes.

Cuando la luz natural fluye dentro del hogar, se genera confort de inmediato. Asegúrate de contar con ventanas y tragaluces adecuados. Las luminarias artificiales también juegan un papel importante. Prefiere las que son direccionales, para destacar elementos y zonas específicas.

Psicológicamente los colores influyen en el humor. Además, crean efectos de amplitud o reducción de medidas. Escoge bien tus tonos. Los claros producen sosiego, mientras que los cálidos y vibrantes llenan de energía. Los fríos, por su parte, regalan mucha paz.

Para nadie es un secreto que el buen dormir determinará con qué ánimo enfrentes el día, así que debes poner atención al dormitorio. Evita tener en él aparatos eléctricos. Los que poseas desenchúfalos antes de entregarte a Morfeo. Vigila la intensidad de la iluminación y la comodidad del colchón.

Lo que sí y lo que no se debe tener

Tal vez no quieras tirar o regalar el muñeco de cerámica que heredaste de la abuela, pero resulta que no combina para nada con tu ambientación o personalidad. Dile a adiós a ese tipo de objetos, pues no es obligatorio tenerlos a la vista y pueden resultar nocivos para el ambiente.

Lo que sí debes tomar en cuenta al decorar, es la colocación de plantas. El verdor, frescura y aroma de la naturaleza pueden concentrarse en una maceta dentro de tu apartamento. Aprovecha las flores de la estación y sácales partido, sobre todo si vives en una ciudad en la que se te dificulte el contacto con el ecosistema.

Recuerda que con los adornos que escojas para decorar puedes estimular tu positividad. Usa fotos, libros, cuadros y objetos que tengan un significado especial para ti y tus parientes. Imágenes de personas felices y sonrientes o boletos de viaje a destinos fabulosos, pueden ocupar un lugar especial en tu morada. Si estás triste, mirar esas cosas te animará. Una buena idea es hacer una cartelera con varios de esos elementos y colocarla en la oficina, para mantener el espíritu que conseguiste en casa.

Por último, aunque parece obvio, repara las averías que tengas. Es común dejar el asunto para después, pero un techo con filtraciones, la calefacción dañada o una pared deteriorada por la humedad, causa pesadez e irritación constante. Procura mantener todas las cosas en buen funcionamiento.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...