Decoración rústica: una propuesta que gana terreno en Europa

Los detalles naturales cobran vida en las ambientaciones modernas. Siguiendo estos 12 consejos podrás acertar en la elección de cada elemento y darle calidez a tus espacios.

Cómo aplicar la decoración rústica en tu hogar

En España son tradicionales las construcciones rústicas que responden a características particulares relacionadas esencialmente con su riqueza cultural y diversidad climática. Son viviendas ideadas para evitar el frío y aprovechar la luz solar, con bases y muros que sirven de paravientos, puertas de madera y techos cubiertos con tejas de barro.

Sus formas y materiales son funcionales, pero más allá de eso ha de valorarse su decoración, que habla de la historia, la tradición, la diversidad y el confort, una decoración tan exquisita y sublime, que se ha vuelto tendencia en los últimos años y se adapta a las más modernas de las edificaciones, creando un ambiente único y distinto.

¿Qué define a un estilo rústico? La madera, el cuero, los tejidos, las flores, las piedras y una acorde combinación de colores y ornamentos costumbristas, que hoy se actualizan con el uso de cristales y elementos de diseño bohemio, que van muy bien en casas y pisos. Un elemento que no puede faltar es la chimenea, por lo que es habitual ver salas de estilo rústico donde cada detalle gira alrededor de ella. Eso sin contar ese aire campestre que seduce, reconforta y enamora con su belleza.

Rusticidad en 12 pasos

Lo mejor de esta tendencia rústica, es que crea espacios cálidos y acogedores con una sensación hogareña que resulta fantástica. Se puede emplear en cualquier estancia del hogar, pero sin duda es en los salones donde más resalta.

A continuación, se detallan ciertos elementos que describen a la decoración rústica, y que quizás quieras implementar para dar ese toque natural y apacible a tus estancias.

  1. Madera y piedra: estos dos elementos están presentes en pisos, paredes y soportes, creando un hermoso juego de texturas. Los techos altos y las vigas expuestas de madera imprimen una gran robustez.
  2. Chimenea y piedras: es usual ubicar la chimenea delante de una pared de piedras, pues el efecto de calefacción parece ampliarse.
  3. Dos sillones y chimenea: se tienden a colocar dos o más sillones, sean de aspecto antiguo o de madera acabada, a cada lado de la chimenea para recrear una magnífica escena.
  4. Mobiliario en forma de U: normalmente se opta por colocar los muebles más grandes en forma de U frente a la chimenea y un candelabro envejecido sobre ella. Hay quienes ponen portarretratos.
  5. Vistas al jardín: últimamente se han agregado paredes de cristal que dan hacia el jardín y están sujetas con troncos de árboles. Dan la impresión de estar en un ambiente más amplio, en medio de la naturaleza.
  6. Lámparas grandes y pequeñas: la iluminación juega un papel importante por lo que se colocan grandes lámparas en el techo, generalmente en el centro y faroles o pequeñas lámparas sobre las mesas o cómodas instaladas a un lado de los muebles. El resto lo hará la luz natural.
  7. Combinación de colores: la combinación de tonos marrones con mostaza y ocre ofrecen a las salas rústicas un aspecto clásico. Pero, si por el contrario, al marrón de las maderas se conjuga con el beige de las paredes, el verde de las plantas y el rojizo de los muebles, el efecto será de modernismo y alegría. Mucho más, si se acompaña de velas y grandes botellas de vidrio.
  8. Complementos con colores: para lograr una estancia rústica, se pueden añadir alfombras y mantas coloridas. También se estilan las almohadas y tapicerías de piel animal.
  9. Puertas corredizas de madera: son perfectas para los muebles de entretenimiento.
  10. El cuero desgastado: este elemento no puede faltar, es esencial para dar un aspecto vintage.
  11. Acabados mínimos: sin nada de pintura, son los preferidos si se busca un estilo rústico original.
  12. Elementos metálicos: para capturar la luz, conviene añadir elementos en metal galvanizado, así como adornos desgastados y oxidados. Si tienes coleccionables es el momento propicio para exhibirlos.

Natural pero glamuroso

Aunque rústico, no deja de ser glamuroso, en ello influye la dimensión del espacio, la disposición de los complementos y la integración de la luz. Hay muchas maneras de decorar una habitación utilizando los mismos elementos y agregando otros que a pesar de corresponder a corrientes distintas aportan originalidad. De ahí que se podrían integrar objetos de corte industrial, que conjugan a la perfección con este estilo rústico que hoy se impone en casi toda Europa.

Ese ambiente natural inspirado en el campo puede trasladarse al dormitorio, comedor y cocina, con el mismo protagonismo de la madera, el cuero, los tejidos a mano, las llamativas lámparas en forma de candelabros, las paredes de piedra, amplios ventanales y todos los accesorios campestres con sello de antaño.

En el caso de las habitaciones, la cama debe ser de madera, con líneas rectas en su estructura, al igual que las mesas de noche y la cajonera que servirá de armario. Debe haber suficiente luminosidad, una gran alfombra y una colcha roja que se convertirá en el punto focal. Eso mismo cobertor y unos almohadones de colores vibrantes pueden colocarse sobre las sillas del merendero o los muebles de la sala.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...