Decorar con alfombras de fibras naturales

Muchos prefieren los cerámicos, los pisos de madera o de material, ya que supuestamente son mucho más sencillos de limpiar, la realidad es que escaparle a la idea de poner alfombras en el hogar por esas razones es una mala idea, ya que las alfombras son de esos elementos que no solamente visten el hogar sino que lo hacen con un estilo y sentido de la estética únicos, por lo que viene siendo hora de animarse a probarlas si se está pensando en dar nuevos aires a la casa o el departamento.

Alfombras de fibras naturales.

Una nueva tendencia es la de utilizar las alfombras de fibras naturales, las mismas tienen un estilo realmente particular, más respaldado en lo rústico, por lo que presentan la oportunidad perfecta para aportarle una imagen actual y fresca al espacio al que se sumen. Las ventajas de elegirlas frente a las de otros materiales como la lana o el algodón es que son mucho más resistentes y versátiles, ya que su textura y tejido en general es perfecto para adaptarse a cualquier tipo de corriente decorativa, es decir, van geniales tanto en un estilo campestre como en uno contemporáneo minimalista.

Este tipo de alfombras aportan un gran caracter y presencia en el espacio donde se coloquen, las hay de gran cantidad de colores ya que suelen teñirse, pero no podemos dejar de mencionar que es un gran acierto dejarlas en el color natural de las fibras utilizadas para su fabricación, que en general son los marrones, tostados y ocres, ya que con una base como esa se puede experimentar mucho con el resto de los elementos de la habitación, como los muebles, los tapizados y las cortinas, pensando ya en los tonos profundos como los azules, rojos intensos o el juego del blanco y negro, entre otros.

Las alfombras de fibras naturales son algo ásperas al tacto, se trata de un material natural y resistente, duradero, sencillo de limpiar, pero no delicado y suave como para, por ejemplo, echarse encima o andar descalzo sobre ella, por lo que es perfecta para departamentos de adultos, aunque hay que tener en cuenta que son poco prácticas para zonas húmedas ya que los tejidos pueden resultar hinchados. En su aplicación se coloca una capa base para que resulten un poco más flexibles, y también presentan un envés de latex, pensado para impedir la acumulación de tierra, polvo o arena en su interior.

Este tipo de alfombras deben ser colocadas por profesionales, ya que deben contar con algún tiempo de adaptación al entorno donde quedarán permanentes (48 horas previas para adaptar las fibras a la humedad en el ambiente), y ciertos detalles a tener en cuenta para que el resultado sea óptimo. Para limpiarlas se aspiran de forma frecuente, no se deben mojar ni enjabonar, y en lo posible hay que tener cuidado al mover muebles sobre ellas ya que pueden romperse las fibras, para eso se puede colocar protectores en las patas de mesas, sillas, etc..

Fuente:  El rincón de Sonia
Foto: gsloan de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...