Decorar con cortinas romanas

Resumen: En este post te proponemos conocer las características, ventajas y desventajas de las cortinas romanas. Se trata de un tipo que se destaca en las decoraciones modernas y minimalistas, y que permite combinarse con otros tipos de cortinas.

Para hablar de cortinas romanas lo primero que debemos hacer es identificarlas. De tal modo, este tipo de cortinas se caracterizan por contar con un panel de tela liso que se pliega verticalmente, formando una especie de acordeón, generado gracias a un sistema de varillas horizontales cosidas a intervalos regulares por dentro de la tela. En este sentido, la función de las varillas es mantener la tela tensa y formar los pliegues sin problema. Para manipularlas se utiliza un cordón.

Cortinas romanas

Generalmente, este tipo de cortinas son utilizadas cuando se necesita limitar la cortina al espacio de la ventana, como sucede con aquellas que cuentan con poco espacio interior o que no llegan al suelo. Asimismo, no se recomienda utilizarlas en ventanas que se abren hacia adentro. Por otro lado, destacar que su colocación se puede hacer en la pared, techo o taparrollo.

Ahora bien, con estos conocimientos básicos ya incorporados, ahora pasaremos a desarrollar una serie de consejos útiles al momento de elegir este tipo de cortinas.

Para comenzar, decir que las cortinas romanas quedan mucho mejor en telas lisas que con estampados. En caso de que por una cuestión de estilo o decoración tengamos o prefiramos un estampado, lo mejor es escoger uno pequeño, que no quede interrumpido por los pliegues cuando la cortina esté levantada.

Y ya que tocamos el tema de estilos decorativos, mencionar que su diseño de líneas rectas y limpias, con poco volumen, las transforman en una alternativa ideal para hogares con decoraciones modernas y minimalistas. Por esta misma razón, los colores ideales para este tipo de cortinas suelen ser los de tonalidades claras, crudos o tierras. En el caso particular de que deseemos utilizar un color fuerte, entonces lo preferible es elegir uno que no genere un desequilibrio con el resto de la decoración.

En otro aspecto, las telas más comunes son el algodón, la lana, el jacard o brocado, a pesar de que dentro del mercado también hay algunas de yute y de bambú. En este sentido, para habitaciones tales como la cocina o el baño es preferible utilizar las de yute o algodón; mientras que las de lana, jacard o brocado se utilizan más en livings y comedores.

Por otro lado, gracias a su riqueza decorativa y sus líneas simples, este tipo de cortinas permite ser combinada con otros tipos, obteniendo resultados mucho más que interesantes. Por ejemplo, si se combina con una cortina clásica con barral, la romana cumplirá la función de resguardar la privacidad; mientras que la clásica aportará la decoración y filtrará el paso de la luz si se requiere.

Por último, destacar que una vez colocada la cortina romana puede plegarse a diferentes alturas según se requiera, lo que ofrece distintos niveles de paso de luz y variantes decorativas.

Vía│Estiloambientacion
Foto│MomentoDecoracion

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...