Decorar con fotos

En portarretratos más chicos o más grande, con o sin decoración, de madera o metal, todos ellos pueden conseguir ofrecernos esa calidez que siempre estamos buscando en nuestro hogar. Sin embargo, disponerlos en una pared al azar no será la solución, es preciso que lo distribuyamos de una manera correcta.

La búsqueda de espacios acogedores y cálidos dentro del hogar es un lugar común entre casi todos los terrestres. En ese camino, uno de los objetos que pueden ayudarnos a conseguir dicho fin son las fotos. En portarretratos más chicos o más grande, con o sin decoración, de madera o metal, todos ellos pueden conseguir ofrecernos esa calidez que siempre estamos buscando. Sin embargo, disponerlos en una pared al azar no será la solución, es preciso que lo distribuyamos de una manera correcta.

Decorar con fotos

Claro está que antes de comenzar a colgar las fotos es fundamental que las elijamos correctamente. Tendremos que tener en cuenta los colores, para que contrarresten con el tono de las paredes, aunque también podemos escogerlas por temática, tamaños, etc.

Una vez que hayamos elegido las imágenes a utilizar, lo siguiente será pensar qué queremos conseguir en la pared donde vayamos a colgarlas. Por ejemplo, si lo que queremos es una pared con personalidad, entonces debemos atrevernos a jugar con los tamaños para lograr una composición interesante. Podemos colocar la más grande y significativa de las fotos en el centro y distribuir las otras a su alrededor. En este contexto debemos tener en cuenta que nunca debemos colgar las fotos siguiendo una progresión de su tamaño y que mientras más pequeñas sean las fotos, mayor debe ser la distancia entre estas.

Otra forma interesante de distribuir las fotos es a través de distintas alineaciones y figuras. Es decir, podemos optar por formar líneas, cuadrados, diagonales, etc.

Asimismo, para conseguir una pared original podemos utilizar fotos sueltas con otros elementos simples en combinación, aunque esta se trata de una alternativa más orientada a espacios de adolescentes.

Y ya que hablamos de adolescentes, una idea para dormitorios es colocar tres cuadros del mismo tamaño encima de la cabecera de la cama. Las imágenes pueden reflejar los intereses del joven: deportes, películas, videojuegos, etc.

Si la idea de poner imágenes en la cabecera de la cama resultó interesante para habitaciones de adultos, lo cierto es que eso nos dará un toque elegante y moderno. Incluso podemos colocarlos a un lado para jugar con la distribución de los elementos.

Posibilidades hay muchas, diría que más allá de la forma en la que distribuyamos las imágenes, lo importante es la elección de las fotos que, sin dudas, deberán reflejar aquello que estamos buscando.

Vía│decorailumina
Fotos│Gustavovara

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...