Decorar con hamacas

Decorar con hamacas no es algo que sea para el uso exclusivo de ambientes exteriores. Es verdad que estas suelen ser ideales para esta clase de espacios, sin embargo también lo son para interiores. Las hamacas cuentan con la capacidad de convertirse en el centro de atención, el punto desde donde puede partir una determinada decoración, con condiciones suficientes para marcar la diferencia.

En general pensamos en hamacas para la decoración de espacios exteriores, sin embargo, esto no tiene porque ser así. La decoración con hamacas puede implementarse tanto en el exterior (patios, jardines, etc.), como en el interior de un hogar, sobre todo para espacios que son pensados para ofrecer una mayor intimidad, en donde reine la armonía, en un ambiente cómodo, acogedor y encantador.

Decorar con hamacas

Definitivamente, una hamaca es un elemento cómodo y confortable, que tiene la capacidad de convertirse en el centro de atención, el punto desde donde puede partir una determinada decoración, con condiciones suficientes para marcar la diferencia.

Si la idea es colocarla en el exterior de nuestra casa, nada mejor que hacerlo colgada de dos árboles. Sin embargo, si en realidad se trata de un espacio externo de dimensiones más pequeñas o que carecen de la presencia de arboles, entonces la mejor alternativa es utilizar bases que funcionen como soporte, que, dicho sea de paso, también deben ser cuidadas como parte de la decoración general.

En este punto, un aspecto fundamental es que periódicamente revisemos la fiabilidad de los soportes, chequeando que cada una de sus piezas se encuentren fuertes y en buen estado para evitar accidentes innecesarios.

Si en cambio pensamos colocarla en un espacio interior, entonces lo más importante no son los soportes, sino todos los elementos que funcionen como complementos decorativos, los cuales deben estar bien integrados a la hamaca. Por lo menos si queremos que funcione correctamente.

En casos como estos es conveniente optar por estilos decorativos descontracturados y coloridos, que se caractericen por incorporar mobiliarios cómodos y funcionales. Además será importante que acompañemos la hamaca con otros mobiliarios destinados a la relajación, como pueden ser un buen juego de sillones amplios, sin olvidarnos de una pequeña mesa ubicada a la altura de la hamaca, para poder apoyar un refresco o una bebida cuando nos relajamos.

De esta manera, ya sea en espacios interiores o exteriores, siempre es posible colocar una hamaca en nuestra casa y combinarla con la decoración general de un ambiente, para poder relajarnos tanto en verano como en invierno, disfrutando de la posibilidad de contar con ambientes que inviten a la relajación y el descanso.

Fuente: Decoracion2
Foto: hamaca por julian ortega martinez en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...