Decorar de amarillo

El amarillo se encuentra dentro del grupo de colores más luminosos. Además, ayudan a socializar (por lo que es ideal utilizarlo en living, salones y comedores), mejorar el estado de ánimo y la armonía. Por otro lado, los colores más combinables son el verde, azul, rojos o naranjas, en sus diferentes tonalidades.

Está más que claro que al momento de decorar interiores uno puede -y debe- dejar volar la imaginación, lo que nos permite utilizar cualquier tipo de color y tonalidad que deseemos. Sin embargo, también es una realidad que existen algunos colores que son más fáciles de combinar que otros. El color amarillo, por ejemplo, a veces puede dar la sensación de ser muy difícil de utilizar, sin embargo, no por eso imposible.

Cortinas de amarillo

Se trata de un color que por características nos ofrece siempre una sensación de alegría, capaz de llenar de luz y contraste cualquier habitación. De todos modos, la primera recomendación para cuando nos disponemos a utilizarlo, es no abusar mucho del mismo, ya que puede resultar pesado y estridente. Es por eso que lo mejor es combinarlo con otros tonos.

Una alternativa en el salón es pintarlo de colores tierra y blanco, e introducir diferentes elementos amarillos para que se conviertan en el centro de atención. En un ejemplo más práctico, podríamos pintar paredes y colocar objetos decorativos de colores marrón y blanco, y colocar un sofá con estampado amarillo.

Otra opción dentro de este mismo espacio de la casa es, en lugar de colocar el sillón de amarillo, utilizar solamente los cojines en ese color. En este caso podemos complementarlo con un papel pintado similar en una de las paredes.

Distinto es lo que sucede en el dormitorio, en donde podemos crear un lindo espacio combinando el estilo clásico y romántico con textiles y papel pintado en tonos amarillos y dorados.

Si en cambio nuestro hogar está reinado por un estilo más minimalista, entonces lo mejor será utilizar el amarillo para tan solo algunos pequeños detalles. La mejor alternativa son las tulipas de las lámparas de las mesillas.

Otra posibilidad es pintar toda una pared de ese color, lo que presenta ventajas tales como iluminación en toda la habitación y sensación de mayor amplitud, entre otras cosas. En general, la recomendación es hacerlo en habitaciones pequeñas en las que lo que se busca es una sensación óptica de mayor amplitud.

El amarillo se encuentra dentro del grupo de colores más luminosos. Además, ayudan a socializar (por lo que es ideal utilizarlo en living, salones y comedores), mejorar el estado de ánimo y la armonía. Por otro lado, los colores más combinables son el verde, azul, rojos o naranjas, en sus diferentes tonalidades.

Para finalizar, comentar que así como este color tiene muchos beneficios que fuimos analizando a lo largo del post, también es importante saber que el mismo no es recomendable para espacios donde se requiere concentración.

Vía│decoracion.facilisimo
Foto│Mirage Floor

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...