Decorar de color rosa

No es tarea fácil decorar una casa o una habitación de color rosa sin creer que nos encontramos en la casa de Barby. Sin embargo, siempre es posible, a partir de unos pocos consejos, hacer que la decoración nos quede prolija.

Es difícil, no vamos a negarlo. No es tarea fácil decorar una casa o una habitación de color rosa sin creer que nos encontramos en la casa de Barby. Sin embargo, siempre es posible, a partir de unos pocos consejos, hacer que la decoración nos quede prolija.

Decorar de color rosa

El rosa es un muy buen color para las habitaciones de las niñas pequeñas, sin embargo, las mujeres más grandes siempre pueden optar por utilizarlo para sus hogares. En ese caso, una de las primeras cosas que no pueden dejar pasar por alto es que dicha tonalidad –y toda su paleta de colores– representan al romanticismo y delicadeza, razón por la que todas aquellas chicas cuya personalidad no esté vinculada a esos dos aspectos, se deberán abstener.

Luego, será necesario elegir los accesorios indicados. En este sentido, los cojines en el salón, junto a ramos de rosas centro de la mesa y un pequeño grabado en la pared, son elementos ideales para crear un entorno rosa y entregarle al lugar mucho más confort.

Por el lado de las habitaciones, lo mejor es elegir un color que complemente al rosa para no abusar del mismo. Las tonalidades en marrón, blanco, y amarillo en tono suave, son excelentes opciones para que exista un equilibrio. Para complementar los matices se pueden escoger cortinas claras para iluminar más el ambiente.

Con respecto a los baños, la mejor opción es combinar el clásico color blanco, ya que este otorga –como decimos siempre– un toque de elegancia y a la vez de limpieza, con colores pastel. Para el detalle en rosa se puede colocar flores en cada rincón, ya que además de decorar expiran un aroma agradable y relajante.

Asimismo, para la cocina podemos optar por colocar detalles predominantes de color rosa, aunque habrá que tener cuidado, y ponerlos, preferentemente, de un tono suave, para hacerla más iluminada y con un toque romántico. Se pueden utilizar muebles como la estufa, siempre de ese matiz, y con acabados negros como el refrigerador o el lavabo, esto para lograr un correcto contraste con los elementos.

Finalmente, en el estudio, despacho o zona de trabajo, también es posible utilizar el color rosa. Algunas opciones son una suave alfombra y unas lámparas de esa misma tonalidad, contrastando con sillones negros o cualquier otro tipo de tono oscuro. La mesa central y el librero también deben contrastar con el rosa.

Vía│okdecoracion
Foto│Marysolra

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...