Decorar un piso alquilado

En ocasiones la decoración de un piso alquilado origina ciertas inquietudes: cambiar el color de las paredes, modificar ciertas estructuras, cambiar los pisos…. Sin embargo, cuando el piso es alquilado lo conveniente es aportarle una decoración personal a los elementos que luego nos podamos llevar a otro piso.

Cuando el piso es alquilado, la clave de la decoracion esta en los muebles

Cuando se alquila un piso, lo primero que uno intenta es darle su toque personal, decorarlo de modo tal que represente nuestros gustos y que atienda nuestras necesidades. Sin embargo, cuando el piso no es propio, es difícil decidir hasta que punto invertir en él.

En estos casos, la recomendación es evitar lanzarse a realizar cambios muy profundos en los espacios, sino pensar en darle ese toque personal, con elementos que el día de mañana puedan ser utilizados en otro piso.

Lo primero a tener en cuenta es que lo ideal, o al menos lo más recomendable, es comprometer lo menos posible el espacio fijo, es decir, el lugar ocupado por las paredes y los pisos. De esta manera, la clave está en los muebles. Renovar lo trasladable, invertir en piezas que puedan ser utilizadas de diferentes maneras y combinables con muchos estilos.

También hay que tener en cuenta los espacios de guardado dentro de los muebles. Los mismos deben ser flexibles, deben ser pensados como contenedores de todo tipo de objetos, ya sean vajilla, adornos, libros o elementos de uso poco frecuente.

En el caso de los estantes, muy útiles por cierto, estos y el resto de los elementos auxiliares deben tener una medida estándar para que podamos usarlos luego en otro lugar. Si, en cambio, la idea es colocar una carpeta, su estilo deberá ser versátil y su tamaño no muy exagerado. Para un living alcanza que sus medidas se correspondan con el tamaño de los sillones.

La iluminación es también un aspecto a tener en cuenta. En ese sentido, los rieles son comodines al momento de definir una luz general. El día de mañana, en otro hogar, puede servir tanto para un pasillo como para un cuarto o un escritorio. Al iluminar el comedor, lo recomendable es elegir de acuerdo con el tamaño de la mesa más que con las dimensiones del espacio. Si la idea es incorporar una lámpara de pie, es mejor un diseño neutro y con la doble función de luz de lectura y ambiental.

En la entrada o a la espalda de un sillón, el uso de paneles de madera pintados o tratados con empapelados son también muy aplicables. Los almohadones, caminos y cortinas, resaltan y dan vida a las paredes neutras.

Finalmente, en caso de contar con un patio o balcón, una propuesta practica es adquirir un juego de jardín con sillas y mesa plegable. Si es posible, modelos que también puedan utilizarse en el interior. En cuanto a plantas y flores, recordar que las macetas de menor tamaño siempre son más fácil de transportar.

Foto | jm3

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...