Después del minimalismo, el Kitsch

Es valido hablar del paso del minimalismo al Kitsch como una búsqueda de un nuevo concepto, dejando de lado lo moderado e impersonal, y dándole lugar a un concepto mucho más extravagante. En este post, Diferencias entre dos estilos bien opuestos.

El estilo minimalista ha sido por mucho tiempo uno de los estilos decorativos más utilizados, aunque con esto no quiero decir que ya no se utilice, sino que se hace con mucho menos frecuencia que antes. En su lugar, el Kitsch se ha ubicado en una posición muy buena, convirtiéndose en una tendencia que ha ganado mucha fuerza en últimos años.

Después del minimalismo, el Kitsch

El estilo minimalista se suele caracterizar por generar espacios despojados, en donde el color blanco grana mucho protagonismo, y en donde las estancias son más frías e impersonales. Muy diferente es lo que sucede con kitsch, un tipo de decoración desacartonada y chillona.

En este contexto, es valido hablar del paso del minimalismo al Kitsch como una búsqueda de un nuevo concepto, dejando de lado lo moderado e impersonal, y dándole lugar a un concepto mucho más extravagante.

Para seguir profundizando en este aspecto podemos decir que el minimalismo reduce al máximo los elementos, los volúmenes y las formas, prescindiendo del color y buscando la belleza en la mínima expresión. Como contracara, el kitsch se destaca por el predominio del color y las formas, y por la utilización de elementos antiestéticos y chillones.

Por otro lado, la tendencia del estilo kitsch no debe ser confundida como un estilo moderno, ya que lo moderno o vanguardista se caracteriza por líneas más limpias, mientras que el kitsch es un estilo poco elegante, que se permite la mezcla de texturas y materiales.

Otra característica del kitsch en la decoración es que este permite la mezcla de estilos, ya que nos podremos encontrar con objetos o estampados modernos y antiguos, así como también objetos fuera de su lugar habitual, como podrían ser objetos de cocina en el living, o juguetes en la oficina.

Para aquellos que tienen ganas de sumarse a esta tendencia, la recomendación es que una decoración Kitsch está llena de objetos y colores que no tienen relación entre si, es decir que no ha surgido como un estilo, con una filosofía y una idea definida, sino que es parte de la aglomeración de elementos agolpados sin ningún conocimiento en decoración y que para ciertas personas son necesariamente decorativos.

Los objetos Kitsch, o bien son parte de colecciones u objetos de recuerdos familiares, santería o paganismos, objetos comprados a bajo precio que simulan materiales costosos, colores vivos combinados con figuras y tamaños diversos. Una composición de estas características no necesariamente se logra de la noche a la mañana, sino que es el resultado de años de intentos de decoración.

Vía│Estilo ambientación
Foto│Hamburgerjig

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...