Detalles tridimensionales

La diseñadora Maya Selway nos trae todo un conjunto de creaciones artísticas donde lo real se vuelve frágil e inconsistente: jarrones, portavelas, tazas…

Detalles tridimensionales

La imagen da mucho juego para hablar. Fijaos bien. Ni siquiera sabemos de qué se trata. Podemos intuirlo, tanteamos una posibilidad y de pronto otra idea nos arrebata ese primer pensamiento. Nos fijamos en el jarrón o en el portavelas a medio acabar y ni uno ni otro parecen reales. Son solo bocetos. Dibujos pintados a mano alzada con un carboncillo. La forma sinuosa que nos revelan las fotografías nos obliga a ver que son trazados, trazados de dibujo. En cambio, esa rosa y esa vela parecen tan reales… que todo parece un montaje hecho con Photoshop, pero no. La realidad es la vencedora en esta batalla porque al final va a resultar que nuestros ojos nos engañaban y que nada de lo que vemos es un dibujo.

Es increíble las posibilidades artísticas que nos ofrece el metal como material, concretamente el alambre, con toda su maleabilidad, que nos permite adoptar todo tipo de formas. Formas como las que hasta hace un instante creíamos que eran un mero dibujo. A ello contribuye tanto el material empleado y su fantástico acabado, como el hecho de que los objetos se encuentren a mitad hacer, como un dibujo por terminar o realizado parcialmente con tinta invisible. Un efecto óptico maravillo que juega entre la bidimensión y la tridimensión.

Se convierten así en detalles maravillosos para rematar la decoración de alguna estancia del hogar. Todos tenemos alguna flor o alguna vela por casa, y ahora todos podemos contar con estos soportes minimalistas elaborados por Maya Selway, una diseñadora que ha reducido estos clásicos objetos a la mínima expresión. Estos y también algunos otros, como tazas y botellas que podemos encontrar en la web de la artista y que nos dejarán ante un escenario de surrealismo. Aprovechándonos de los puntos débiles de la visión humana y de lo maleable que es el metal, podremos sorprender a nuestros visitantes que más que seguro se quedarán un buen rato observando y, la mayoría, se acercará para tocarlo con sus propias manos.

Cualquiera de estos objetos nos servirá para crear diferencia y contraste en nuestro hogar. Cada cierto tiempo hay que reinventarse y aportar al hogar un sello de distinción. Y cuando la distinción va vestida de ingenio y sorpresa, se vuelve insuperable.

Fuente: Maya Selway

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...