El blanco como color en la decoración de habitaciones

El color blanco es una de esas apuestas clásicas, pero que son siempre seguras al elegirlo como color de decoración principal ya que da luz y permite que ciertos espacios sean más grandes de lo que son.

decoracion hogar

El blanco es uno de esos colores que nunca pasa de moda. De hecho, a él le asociamos conceptos como el de luminosidad, el de transparencia y el de elegancia. La verdad es que apostar por él como el principal componente de decoración de una determinada habitación nos da muchas ventajas que hacen que casi siempre quede en un segundo plano que se trata de todo un clásico. Así, si estás pensando en redecorar tu casa, o en darle un toque diferente a una de tus estancias, creo que entre las opciones que hay en tonalidades, el blanco tiene muchos motivos para ganar.

Si eres de los que prefieres apostar por una decoración que no va a pasar de moda en mucho tiempo, que tenga personalidad, pero que al mismo tiempo no canse, puedes optar por combinaciones del blanco con tonos madera. Sean estos cuáles sean, configurarán una base que podrás adaptar luego con diferentes complementos decorativos según la temporada o según te apetezca en cada momento. Los cojines en el caso de los salones, las colchas en las habitaciones, o simplemente los complementos del baño pueden ser los que marquen la diferencia en una base sobria y atemporal.

Pero si crees que el blanco es un color que ha nacido para marcar la diferencia y quieres apostar por las tendencias actuales, entonces tienes que apostarlo todo al blanco y negro. La combinación de estos dos tonos hace que uno destaque sobre el otro como nunca, y se convierte además en una de esas apuestas que están de moda, y que vemos en prácticamente todas las portadas. Eso sí, si la estancia que pretendes renovar es pequeña, procura que el blanco sea el predominante, ya que si no lo es, pecarás de poder encontrarte con que el negro la hace bastante más pequeña de lo que resulta, y puede que eso no te convenga.

Pero más allá de las combinaciones clásicas y el blanco y negro que tanto se lleva ahora, lo cierto es que en el caso del blanco, también lo podemos combinar con muchos otros colores. ¿Te gusta el verde, el azul o el amarillo? No importa cuál sea el tono con el que quieras decorar, porque el blanco combina a la perfección con todos. En estos casos, lo único que debes hacer es encontrar el equilibrio de unos y otros, buscando de ese modo que destaquen los dos y que ambos consigan llenar de personalidad el lugar. ¿Te animas a poner el blanco en tu vida?

Imagen: Sascha Nonn

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...