El Gipsy Style del pueblo gitano

El arte gitano se ha puesto de moda y viste el interior de los hogares con colores brillantes de mucho contraste, combinando diferentes estilos étnicos y estampados cargados de flores.

Sorokin Spanish Romani people

Existía desde tiempos remotos en las casas del pueblo gitano, a las que nadie suele admirar de buenas a primeras, un estilo decorativo peculiar que las envolvía, dotándoles de un espíritu propio lleno de personalidad. Un buen día, el mundo de la moda acogió este estilo gitano, pero lo hizo con mucho glamour, colocándole la etiqueta de “Gipsy Style” y ofreciendo abiertamente al mundo todo ese arte encerrado hasta entonces en los barrios más pobres y marginados de cada ciudad. Nos sorprendió encontrar, pese a eso, un mundo decorativo lleno de alegría, de color, de estampados. Nos sorprendió que tras cada uno de esos techos desvencijados pudiese desarrollarse un arte con vida propia. El arte gitano que ya había encontrado su mejor expresión en el terreno musical, ahora se abría camino en el mundo de la moda y del interiorismo, y hoy son ya miles de personas las que imitan la humildad del Gipsy Style, cuyos orígenes se remontan siglos atrás.

Los pequeños detalles inundan el espacio, rozando los ideales del Barroco, con una explosiva mezcla de colores, de estampados, de tapizados y flecos. El arte gitano se balancea sobre los hilos del estilo bohemio, el estilo hippie y el estilo naif. Desprende colorido y vitalidad. Exige adornar los interiores sin ningún reparo, vistiendo cada estancia con las galas más llamativas y contrastadas que tengamos, sin llegar a perder la cordura. Por eso es un estilo que enamora, pero también que puede ser odiado desde lejos.

Las flores están presente en la mayoría de los motivos decorativos como símbolo de la alegría, bien en ramitos naturales dentro de un jarrón, como adornos individuales encima del mobiliario o a través de estampados de textiles, tapizados de sillas y sofás, o hasta en papeles pintados para las paredes. Flores, eso sí, que no pierdan el sentido del color: mucho color, con contrastes notables como rojo y negro, lima y naranja, o turquesa y amarillo. Prueba mezclas arriesgadas sin miedo a equivocarte: ese es el espíritu del Gipsy Style.

Cortinas, espejos, farolillos, jarrones, alguna guitarra española rematando una pared y abanicos decorados son detalles que no pueden faltar aquí y allí, componiendo todo un escenario callejero donde se mezcle lo retro de otras épocas con objetos de aire oriental y textiles y mobiliario de diferentes etnias. No pueden faltar mantones, manteles o visillos en cada mesa, con su acabado en flecos, y siempre jugando a superponer varias telas combinando texturas y colores.

Encuentra el arte gitano fusionando elementos desparejados, confrontando colores, uniendo diferentes estilos y mezclando decoraciones étnicas. Así es el Gipsy Style: así es como se ha puesto de moda, como lo conocemos hoy y como está triunfando en el vestir y en la decoración del hogar.

Fuente: Vida y Estilo Terra

Foto: Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...