El Graffiti se cuela en interiorismo

El arte callejero busca un nicho dentro del interiorismo para que los graffiti se vean como obras de arte y no un acto espontáneo.

Graffiti en interiorismo

La polémica de los graffiti sigue en pie y posiblemente siempre se sostendrá ahí, bajo un telón de juicio que algunos disfrazan lleno de ventajas y otros lo condenan a un movimiento social sin sentido. Ya sabéis: no todo el mundo está conforme en que algunos individuos se tomen su propia libertad en pinturrear las calles y los locales, y otros en cambio lo consideran un arte y no un acto vandálico; luego están aquellos que aun considerándolo un arte no toleran la libertad de exponerlo en espacios públicos, y luego todavía faltarán aquellos otros que con gran parsimonia admiten que les da igual lo que hagan los demás si convierten un muro abandonado en una obra casi de Picasso. Pero no es un debate lo que hoy quiero plantear aquí, sino un nuevo hecho inmerso en este mundo espeso de opiniones.

Algunos graffiteros, llevando su técnica a un campo puramente artístico, han empezado a integrar sus dibujos y pinturas a espacios interiores… una forma nueva de decoración se está forjando en los edificios y cada vez más el street art está adueñándose del interiorismo, buscando su entrada triunfal por la puerta de los mismísimos hogares. Algunos de estos graffiteros como Andy Rivas, Jesús Zurita, Suso 33 o el galerista Fer Francés intentan hacernos ver que el graffiti tiene sentido en nuestras vidas, que ya no forma parte de un acto espontáneo callejero, sino de una obra de arte que tiene valor, que tiene su propio poder decorativo y, por supuesto, que se paga.

Algo así es lo que podemos ver reflejado en la fotografía superior: un gigantesco mural lleno de graffitis realizado por los artistas callejeros más famosos de nuestro país. Este mural está expuesto al público y puede visitarse desde principios del mes de mayo si se acude al restaurante recientemente abierto en Las Ventas, al cargo de Paco Roncero como chef. Allí la gente puede detenerse a contemplar cada tramo de color y dedicarle sus minutos y horas porque el graffiti ha adquirido un nuevo concepto, una nueva percepción social.

Podría ser que con el paso del tiempo, las paredes del hogar se vistieran con graffitis de manera habitual, dejando a un lado otras alternativas tradicionales como los vinilos o los cuadros. El street art sigue cogiendo fuerza, revolucionando el mundo artístico y colándose sinuosamente en nuestras vidas. ¿Lo conseguirá?

Foto: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...