El poder de los objetos bidimensionales. ¡Sorpréndete!

Acostumbrados a las imágenes casi futuristas que nos brinda la tecnología 3D, ahora Finn Magee nos arrastra al pasado, mostrándonos la mejor faceta de la bidimensión.

Objetos bidimensionales

Cuantas más dimensiones mejor. O al menos así había sido hasta ahora. Todos perseguimos como locos esos objetos maravillosos en 3D, incluso a la hora de visualizar películas. Pero alguien ha querido recuperar todo el protagonismo que se le ha robado a las imágenes bidimensionales y lo que ha querido hacer a lo grande, porque lo que Finn Magee ha conseguido no es sencillamente crear imágenes planas a las que tan acostumbrados estamos, sino convertir objetos cotidianos de tres dimensiones en un mero retrato pintado. ¿Lo sorprendente de todo esto? Allá va: que los objetos siguen funcionando aún perdiendo todo su volumen.

Lo que quiero deciros es que esos flexos que veis pintados en dos dimensiones sobre esos lienzos blancos funcionan de verdad. Y desde aquí os animo a visitar la web de este diseñador para comprobar las posibilidades artísticas que nos brinda este curioso sistema, en el que como decía los objetos son susceptibles de pasar de la realidad a un mero dibujo y sin embargo continuar siendo igual de útiles que al principio, como una especie de hechizo. Para que os hagáis una idea, este mismo sistema ha sido utilizado con un despertador -que desde su imagen totalmente plana nos indica la hora e incluso hace sonar su alarma, como cualquier reloj normal-, y también con un altavoz, que tras su mero contorno dibujado, es capaz de reproducir a todo volumen lo que queramos.

Y esto es así porque cada uno de estos dibujos bidimensionales presenta un cable eléctrico que va directamente a la corriente haciendo que cada imagen se ponga en marcha en función de lo que representa. Aunque en la web del artista solo encontramos estos tres ejemplos, es muy probable que podamos conseguir el mismo efecto con otros objetos cotidianos, lo cual tiene una ventaja increíble y es el ahorro de espacio que supone. ¿Os imagináis tener todo lo que necesitáis pintado en un cuadro y colgado en la pared? Sería un hogar surrealista, pero a todas luces original.

Al menos decorar el hogar con alguno de estos dibujos ya será todo un éxito. Siempre lo digo y esta vez con más razón: objetos así son los que hacen que nuestros visitantes se enamoren de nuestra casa y que quieran regresar a ella en otra ocasión. Pequeños detalles que fascinan y que lo hacen recuperando lo tradicional. Los objetos en 2D ahora también molan.

Foto: Finn Magee

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...