El uso del amarillo en la decoración

Aunque no es el color preferido de la mayoría, decorar con toques de amarillo puede ser lo que necesitas para llenar tu casa de alegría, dinamismo y un ambiente jovial.

amarillo

El amarillo es uno de esos colores que hay que usar con cautela. De hecho, creo que en la mayoría de las ocasiones, dentro del mundo de la decoración, solo se abusa de él en cuanto a locales comerciales y negocios. Sin embargo, sacarle provecho en casa, aún pese a toda la dinámica de rechazo general que provoca, sí que tiene sentido. Cuando analizamos las sensaciones que transmite el amarillo la vitalidad es claramente una de las protagonistas. Alegría, juventud y dinamismo son otros de los conceptos asociados a este tono. E imagino que siendo así, muchos de vosotros querríais que alguna estancia de vuestra casa fuese de este modo ¿o no?

En realidad, se huye del amarillo porque resulta demasiado llamativo y porque no es fácil combinarlo con otros colores. Pero eso no quiere decir que no pueda usarse siguiendo algunas normas básicas para no meter la pata. La decoración con tonos amarillos debe utilizarse sobre fondos básicos, como pueden ser el blanco o las variantes de éste. Nunca deberías apostar por él con tonos oscuros, a no ser que la habitación sea muy grande, y la combinación con el marrón sea en ese caso la adecuada.

Otro de los consejos para sacar partido al amarillo en decoración sin equivocarse es sin duda el que tiene que ver con la combinación con los estampados. Salvo muy pocas excepciones que no te recomendamos si eres un principiante en esto de la decoración, lo mejor es no poner estampados cuando el color amarillo predomina en una estancia. Combinarlo con accesorios de un solo tono, lisos, es la mejor idea para lograr un ambiente con todas las cualidades que aporta y evitando recargarlo.

Junto con todo esto, hay que tener en cuenta que si eliges poner el amarillo en una de las paredes, lo mejor será optar por utilizar algún accesorio decorativo más en pequeñas cantidades en otros sitios de la estancia. Con ello conseguirás que el amarillo tenga aún más fuerza, pero que al mismo tiempo contraste con el color base que has elegido para la estancia. Ten en cuenta que puedes mezclar varias tonalidades de amarillo siempre que éstas no choquen entre sí. ¿Te atreverías a apostar por el amarillo como color en decoración o eres como los actores que rehuyen siempre que pueden de él?

Imagen: JD Hancock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...