Enciende la luz y ¡dále caña!

Tres tambores y un platillo, eso es lo que ha necesitado el diseñador de esta original lámpara elaborada a base de piezas de una batería musical. Todo un mérito.

Lampara batería

Son ya muchos los diseños de lámparas extravagantes que hemos ido recogiendo y analizando desde Vivirhogar, pero todavía nos quedan muchos más modelos para ponerlos en tela de juicio y, sean bonitos o feos, acertados o disparatados, alabar al menos la originalidad del autor. Es el caso de esta nueva lámpara que os traigo hoy y que tanto asombro nos deja: toda una batería instrumental colgando encima de nuestras cabezas y bocabajo. Sí… habéis entendido bien: esta vez vamos a hablar de una gigantesca lámpara elaborada con las piezas básicas de una batería.

El platillo, los tambores… no se ha desperdiciado nada de cada uno de estos componentes que se han sustraído cuidadosamente del instrumento original para ser totalmente saqueados. Como observamos en la fotografía, se han aprovechado cuatro tambores de distinto tamaño, siendo el más grande la base superior, y los otros tres -idénticos- colocados en una altura inferior a una distancia equivalente entre ellos, lo que crea una buena armonía entre los elementos y la falsa sensación de que nos encontramos ante una lámpara de verdad, pues la disposición de los tambores es igual que la que encontramos en otros sistemas de iluminación convencionales.

Lo que indudablemente nos ayuda a entender que no nos encontramos ante algo común, es el platillo colgando al final del todo, a poca distancia de los tres tambores pequeños, y con otro gracioso punto de iluminación en el centro. Como decía, todos los elementos utilizados han sido vaciados por dentro para poder instalar el sistema eléctrico necesario con sus bombillas pertinentes en el interior de cada tambor. Lo que sí que parece que no ha salido de la batería para realizar esta lámpara, es el hierro que conforma la estructura básica de la lámpara y que se encarga de sujetarla en el techo.

Llegados hasta aquí, ya nos hemos sorprendido bastante con este atrevido diseño y nos toca juzgarlo funcionalmente. Sin duda, la originalidad y el impacto visual es algo que logra a la perfección y con una estética, a mi parecer, bastante aceptable. Lo malo de todo esto, además del gran tamaño de la lámpara que solo podría caber en un buen salón y no creo que sea su sitio más adecuado, es que la iluminación es bastante débil debido a que el material que envuelve las lámparas encierra la luz y no deja más que un puñado de sombras y una luz de ambiente. Por lo demás, chapó.

Fuente y foto: Trend Hunter

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...