Enmarcar una pajarita. Truco de decoración personalizado

El mundo de la decoración es muy amplio. Casi cualquier complemento que destaque por su forma, color y textura, puede usarse para ambientar. Ubica tus pajaritas y dale protagonismo en tu hogar.

Decorar con pajaritas. Un excelente truco

Fuente: aubreyandlindsay.blogspot.com en Pinterest

Al igual que las corbatas, las pajaritas exudan elegancia y buen gusto. Por qué no trasladar ese estilo a la ambientación de tu hogar. Enmarcar una pajarita es un truco de decoración hermoso y personalizado. Con varias piezas podrás hacer distintas combinaciones de tonos, diseños y texturas, haciendo que se acoplen o contrasten con el resto de los elementos del entorno.

¿Cómo aprovechar las pajaritas para decorar?

Tener un detalle que realce por su originalidad, siempre es una buena idea. Las flores, los cojines, las cortinas, los jarrones y los cuadros son un básico de la decoración, pero son un tanto comunes. Si buscas algo que destaque en la habitación, puedes crear adornos únicos con tus pajaritas. 

Si eres de esas personas que se distingue por la sencillez, puedes optar por enmarcar una sola pieza y disponerla sobre el espaldar de la cama, en el dormitorio, o encima del sofá en el salón principal. Elige una que llame la atención por su forma, diseño o color. Colócala sobre un fondo blanco, con un marco de madera o metalizado, que no le reste protagonismo.

Si la pajarita es vino o negro, puedes usar un marco dorado. Pero si es colorida, puedes usar un marco de madera negra o blanca, dependiendo del color de la pared. Si es oscura opta por uno claro y viceversa. Incluso , puedes emplear un portarretratos y ubicarlo en tu mesa de noche.

Más ideas

Es cierto, quizás seas de esos caballeros que nunca ha pensado en usar una pajarita. Pero puedes recurrir a los mercadillos o a la casa de tus padres y abuelos, donde de seguro hallarás piezas interesantes. No importa cuántos años tengan. Siempre que estén limpias y en buen estado, podrán ayudarte a realzar tu ambientación.

Una buena alternativa es idear una composición de tres o más cuadros pequeños, donde puedas mostrar la evolución de este accesorio. Será como una exhibición que tus invitados podrán admirar. Sin duda, alguna anécdota o recuerdo saldrá.

Asimismo, puedes jugar con los fondos para diseñar propuestas innovadoras y adaptadas a tu estilo. Una pajarita de rayas sobre un fondo a cuadros, por ejemplo, es apropiada para un ambiente irreverente y juvenil, mientras que una negra sobre un pergamino de esbozos y letras cursivas, lucirá en un salón vintage. No temas a inventar. Hasta la combinación más extraña puede convertirse en una obra de arte. Mientras exista armonía y equilibrio, no fallarás.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...