Ese bello pasatiempo llamado maqueta

Las maquetas representan símbolos, representan historias, representan realidades, y después de servir como pasatiempo, se convierten en un elemento decorativo por excelencia.

Las maquetas son un gran pasatiempo y un gran motivo decorativo en el interior de los hogares que dejarán a todos boquiabiertos

Es una afición que no todos compartimos, pero que es bonita. Al igual que los puzzles. La satisfacción de encontrar cada pieza en su lugar correcto y aún más, cuando ya está todo montado y acabado, el placer y el orgullo de haberlo conseguido. Como una especie de pasatiempo a modo de reto personal. Pero luego te das cuenta de que acabas de reconstruir una obra de arte en miniatura, de que puedes incluso pintarlo a tu gusto, dotarlo de una apariencia muy bella. Y cuando, ahora sí, ya lo tienes todo logrado, con sus más pequeños detalles, te cercioras de que acabas de traer a tu casa el naufragado Titanic, el simbólico Puente de Londres  o la Torre Eiffel, la nao Santa María que descubrió el nuevo mundo, los vagones verdes de la Flying Scotsman, la primera locomotora de vapor de la historia…

Y ahora más que nunca sabes que tu esfuerzo va a ser premiado porque sea cual sea la representación de tu obra en miniatura, vas a regalarle un hueco de tu hogar. Hablo de maquetas, de esos montajes funcionales a menor escala que representan todo tipo de objetos y elementos, normalmente mediante madera. Un pasatiempo que nació en el seno del ejército hace muchísimos años y que hoy se ha convertido en el mejor solaz de aquellas personas más ingeniosas que buscan su entretenimiento en retos como este. Después de acabarla de montar, cualquier maqueta es digna de ser expuesta en el hogar para la admiración de todos. Puede que encima de un mueble o de una mesa. Puede que enmarcada en un cuadro acristalado de la pared. Puede que en un estudio, en una biblioteca, en una habitación. Las maquetas pueden tener cabida en cualquier lugar. Son bonitas y serán admiradas allí donde estén.

Por eso desde aquí os animo a realizar alguna vez en la vida una maqueta de algo. Algo que os agrade desde el principio y que os encantaría tener con vosotros en casa. Puede que compréis una maqueta que venga ya con todas las piezas. O puede que os animéis a esos largos coleccionables que salen de vez en cuando anunciados en televisión y que a pesar de la paciencia y el coste económico, suelen ser maquetas increíbles que os dejarán con la boca abierta. Y si a vosotros mismos, creadores finales, os provoca esa sensación, no pensemos en los que vienen detrás. Estaremos orgullosos porque eso que tanto admirarán en casa, a fin de cuentas, lo habremos hecho con nuestras propias manos.

Foto: Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...