Espacios de interior oscuros ¡Sácale partido a lo diferente!

Los colores más oscuros en la decoración de interiores son prácticamente inexistentes en espacios que no salen en las revistas. ¿Por qué les tenemos tanto miedo? ¡Hoy te contamos sus secretos!

decoraciones oscuros

Probablemente cuando hablamos de reglas básicas de decoración, casi siempre se habla de los colores claros como una buena base para crear ambientes específicos que llamen la atención y que logren resultar realmente llamativos. Sin embargo, los tonos más blancos no son solamente los únicos a los que se les puede sacar el máximo partido cuando hablamos de sacarle el máximo partido a las estancias de la casa. Los oscuros pueden ser realmente increíbles, y son en la mayor parte de los casos objeto de admiración en las revistas de decoración. Pero, ¿puedes usarlos tú sin posibilidad de no acertar en la elección? Yo creo que sí, y te explicamos a continuación cómo.

Casi siempre se huye de los colores oscuros por temor a que hagan las estancias agobiantes, poco luminosas y en definitiva, las conviertan en un pequeño zulo del que hay que salir. Sin embargo, ¿cómo es posible que en las revistas de decoración no veamos nada de eso sino todo lo contrario? Pues, como ocurre en otros ámbitos, se trata de saber los trucos correctos para conseguir el mejor aspecto. Hoy te enseñamos algunos de ellos para que consigas por fin tener ese ambiente decorado en los tonos menos claros.

Trucos para utilizar colores oscuros en decoración

  1. Un color como base contrastado: si vas a elegir colores como el negro o el gris como fondo, y van a ser protagonista en las paredes, en el suelo, o en los techos; necesitas un color que contraste con ellos y que le de luz a toda la combinación. Los tonos claros suelen ser siempre los que más gustan, las combinaciones black&white son ideales, pero también lo son aquellos tonos que combinados con los oscuros crean espacios sofisticados. Por ejemplo, el rosa, el malva o dorados y plateados son capaces de generar una imagen muy elegante.
  2. Techos altos: para conseguir que un ambiente decorado en tonos oscuros acabe por conquistar necesitas que los techos sean altos. Con esta característica obtendrás claramente un ambiente que se alejará de esa idea agobiante que casi siempre asociamos a los ambientes más oscuros. En caso de que no haya esos techos de forma natural, puedes conseguir su apariencia combinando tonos claros, cenefas e incluso dinteles que aprovechan cada uno de los espacios del techo.
  3. La luz natural: la luz natural se convierte en fundamental cuando decoramos espacios en tonos oscuros. Sin luz natural es realmente complicado conseguir un ambiente único sin que se parezca al de un local comercial o se acabe asemejando a un espacio sin ningún sentido. Así que apuesta por sacar el máximo provecho a todas las puertas, ventanas y entradas de luz.
  4. La luz artificial: además de la luz natural, la luz artificial se convierte en un claro guiño en los espacios oscuros. Uno de los secretos que casi siempre se ven en los espacios de decoración que siguen este estilo es la iluminación teatral. Apostar por focos que resultan fuertes y reflejan directamente sobre las paredes, o que ponen énfasis en elementos decorativos como cuadros suele ser una gran idea para conseguir los mejores resultados.
  5. Elementos decorativos: los elementos decorativos son realmente interesantes a la hora de crear espacios decorativos en colores oscuros. Si generalmente, salvo opciones como estilos rococó o románticos, nos encontramos con pocos elementos que se dejen espacio entre sí, en este caso el vacío adquiere un concepto aún más importante. Así, por ejemplo, no se pueden combinar cientos de muebles que no acaben por ser un montón de cosas juntas. Es mejor elegir solo unas cuantas piezas, cuantas menos mejor, y que todas ellas tengan un sentido y un lugar concreto en cada espacio. ¿Te lo habías planteado de este modo?

En realidad, los ambientes de decoración más oscuros son difíciles, y casi siempre se les escapa en el mundo del interiorismo. Por esa razón, pocas veces nos animamos con ellos. Menos a menudo ocurre esto en el mundo de los locales comerciales en los que sí que es común ver este ambiente decorativo. Sin embargo, como sí puedes ver hay trucos para todo, y espero que los de hoy sí te animen a cambiar la idea que tenemos en mente de huir por norma de todos aquellos tonos que no sean blancos, beige y derivados que casi casan con todo. Arriesgar tiene premio, y si sabes cómo, puedes dar en el clavo. ¿Te animas?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...