Espejos colgados con cuerda

La firma alemana Llot Llov nos deja esta peculiar forma de sujeción para los espejos del hogar, un sistema minimalista de cuerdas que renuncia a todo soporte tradicional.

Espejos colgantes cuerdas

Parece que los espejos siempre acaban en la pared de la misma forma: con un soporte metálico escondido en la parte de atrás o a través de un marco enganchado con varios tornillos. Es lo que se ha hecho siempre y es a lo que estamos acostumbrados. Por eso cuando nos encontramos con esta idea original de la firma alemana Llot Llov nos sorprende ver lo limitados que hemos estado hasta ahora. Por qué no, también podemos emplear cuerdas en un sistema similar al que observamos en la fotografía.

No es un sistema de montaje innovador, pues lo encontramos en otros elementos del interiorismo, sin ir más lejos muchas estanterías beben de esta idea y ya las podemos sujetar de la pared con un par de cuerdas. Ahora, este sistema se aplica al mundo de los espejos y nos deja ejemplos tan modernistas como el de Hank, donde el sistema de sujeción no trata de esconderse, sino que la cuerda se expone como un elemento integrante del espejo y una forma de decoración del mismo. Es por esto que la cuerda elegida para este diseño guarda una línea muy estilizada con la elegancia del color negro, además de seguir una disposición claramente minimalista. Se agarra a un soporte superior al espejo (que puede ser blanco o negro), y la cuerda cae en dos mitades tensada por el peso para sujetarlo con total firmeza.

Quizá la parte más original de todo este montaje es que la cuerda atraviesa el espejo por dos lados, creando una composición particular de formas geométricas que son muy llamativas a la vista, aunque todo esto no repercute negativamente a la hora de vernos reflejados en él. Hank es el nombre que ha recibido este diseño, una versión de Jacob Brinck y Ania Bauer que nos deja una innovadora lección sobre cómo podemos colgar un espejo sin recurrir al tradicionalismo. Está disponible en dos tamaños, uno más grande y otro más reducido, con precios accesibles de 50 y 60 euros. Pero si no estás dispuesto a pagar esta cantidad, siempre puedes lanzarte con un DIY y crear tu propia sujeción con cuerdas. Una idea que no debe quedarse estancada ahora únicamente para los espejos, sino que podemos trasladar sin necesidad de mucha imaginación a cualquier otro elemento de la decoración del hogar. ¿Qué dices? ¿Te animas?

Foto: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...