Fotos y más fotos en la habitación

Atrévete con tus imágenes, colócalas en los espacios muertos de tu habitación y dale un toque único, divertido y juvenil

Fotos armario

Tenemos nuestro cuarto bien arreglado, con sus muebles, sus paredes bicolor, sus estanterías y sus cuadros, pero aun así hay huecos que rellenaríamos, hay espacios muertos que nos gustaría decorar, o simplemente, nos encantaría darle un toque único y especial a nuestra habitación. Entonces aparecen las fotografías: esos mejores momentos inmortalizados de nuestra infancia, de nuestro presente, con nuestros seres queridos… miles y miles de fotos donde poder elegir. Ahora que todos contamos con una buena cámara digital, podemos hacer una buena selección de imágenes y prepararlas para darle un toque mágico a nuestro hogar.

El uso de las fotografías siempre ha sido frecuente en todas las casas, pero siempre con prudencia, sin lucirse: una fotografía enmarcada de sobre mesa, alguna más grande en la pared del pasillo… y otras cuantas en la habitación de matrimonio. Pero cada vez más, los jóvenes -más chicas que chicos-, recurren a rellenar todos los espacios de su cuarto con sus momentos y amigos más queridos. Y el efecto que se consigue, lejos de una habitación recargada y agobiante, es una habitación juvenil, pecualiar, incluso divertida en la que se invita a los visitantes a distraerse mirando cada una de las fotos. Un estilo decorativo envidiable y nada vulgar.

Las fotografías no tienen por qué ser uniformes, ni en forma ni en color, ni tampoco en posiciones. Si eres una amante de las imágenes, siempre puedes retocarlas con Photoshop u otro programa de edición fotográfica y currarte las fotos un poquito más, pero si ya las tienes todas tal y como las quieres, entonces no tendrás más que ir a imprimirlas y empezar a decorar tu cuarto. ¿Dónde colocarlas? Cada habitación es única, y cada habitación tiene sus espacios idóneos. Hay que saber localizarlos: tal vez tu mesa, tal vez las puertas de tu armario, tal vez un corcho colgado en la pared, tal vez un marco decorativo donde quepan muchas fotos, tal vez en la base que sujeta tu cama… Sitios miles. Busca donde quedaría bien una foto y ponla. No escatimes, no tengas miedo de recargar la habitación. Cuantas más pongas, más divertido y peculiar será tu cuarto.

Lógicamente, todo tiene un límite. Hay espacios en los que nunca pondremos una fotografía, o en los que siempre quedará mejor otra ornamentación, pero si de pronto te encuentras una habitación con un corcho gigante lleno de fotos; o tal vez una habitación con un armario con las puertas repletas de fotografías, o una mesa de estudio atestada de imágenes bajo un cristal transparente… te aseguro que hechizarás a todos tus visitantes. Y lo más bonito de todo: convivirás con tus recuerdos.

Foto: fotoricardo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...