Hazle hueco a la tendencia hygge en tu casa

La decoración hygge está pensada en las personas y su constante búsqueda de la felicidad o bienestar. Es sencilla, útil y cómoda.

Hazle hueco a la tendencia hygge en tu casa

La decoración hygge está causando furor en el mundo. El término de origen danés, “invita” a disponer los elementos del hogar de determinadas maneras, para que se conviertan en dispensadores de confort y felicidad. Más que una tendencia -que hay muchas en el campo de la ambientación- es una prioridad.

Pero ¿Cómo lograr una casa hygge? Deslastrándose de los estereotipos, decorando o reutilizando aquello que alimente el espíritu, que permita pasar horas de calidad junto a familiares y amigos, pero también que propicie el disfrute de los momentos de soledad, atendiendo a lo simple, cálido, natural y útil.

Una casa al estilo hygge

Se traduce como acogedor, y se dice que hace a los hogares más cálidos y a sus habitantes más felices. Si se le pregunta a una danés, dirá que hygge tiene que ver con la actitud que se tenga frente a la vida, y con la capacidad que se adquiera para relajarse y “sentirse en casa”, sin malestares ni preocupaciones. Contempla aspectos que van más allá de la simple ambientación de un espacio, pero puede irse incorporando mediante ciertos detalles que ayuden a encontrar la felicidad en las pequeñas cosas de la vida, pues es eso lo que promueve el hygge.

A continuación cinco consejos para alcanzar la felicidad en la vivienda, a partir de pequeños ajustes en la decoración.

  • Cero complicaciones. Si se quiere replicar la serenidad y bienestar de la que disfrutan los daneses (creadores de lo hygge) se debe comenzar a pensar como ellos, en espacios simples, despejados, y limpios de todo desorden y estrés.
  • Tonos neutros. Hay tonos que aportan paz y tranquilidad a una habitación, entre ellos el blanco y la gama de colores neutros, que además del efecto sobre las emociones y la claridad del espacio, proporcionan una sensación de amplitud que se magnifica con la sencillez de los muebles y elementos minimalistas, utilizados en la decoración. No se recomienda el uso de papel tapiz  o de dibujos en las paredes, pues son considerados como un exceso. Las tonalidades vivas estarán dadas por las plantas o flores naturales.
  • Fuera las cortinas. Si algo caracteriza a la decoración hygge es la luz natural, por lo que se debe decir adiós a las cortinas oscuras y dejar sólo aquellas traslúcidas que favorezcan la entrada de luz por ventanales y pórticos. La luz y el calor del sol deben pasearse por la casa, además es una necesidad en los países nórdicos y en aquellas regiones cuyo clima obliga a permanecer muchas horas en el hogar. Por la noche, puede optarse por el uso de velas para mantener el cálido y acogedor ambiente.
  • Imprescindible hyggekrog. Por estar pensado por y para las personas, el estilo hygge propone la creación de espacios macros o minis para disfrutar de la comodidad en el hogar. Puede tratarse de una habitación completa o sólo un rincón de ella, provisto de muebles, cojines, mantas, flores u otros elementos que transmitan esa agradable sensación de bienestar, que insten a no hacer nada por un instante y a disfrutarlo. El hyggekrog es un espacio para retirarse, observar el panorama, leer un libro, tejer o simplemente extasiarse y entregarse al relax.
  • Cómodo y útil. Una vez servidos los escenarios, la decoración no tendrá sentido sin el factor humano. Además de ser disfrutados de forma individual, favorecerán la realización de planes con la familia y los amigos, quienes podrán reunirse en un ambiente relajado, con iluminación tenue, en torno a alguna mesa con detalles minimalistas, rodeados de plantas o flores naturales, obviando la crisis, la política, las diferencias laborales, los deportes o las religiones, temas muy alejados de la intencionalidad hygge.

Otros complementos

La chimenea, el mobiliario de madera, las mantas, el acero, la porcelana y todo aquello que llame a la calidez, el sentimentalismo y la historia, pueden complementar la decoración hygge. Una de las bondades de esta tendencia es su economía, y la sencillez de su adaptación a otros planos de la vida como son el atuendo, los viajes, las relaciones sociales y demás. Se trata de darle a la casa ese calor de hogar y de conseguir esa sensación de bienestar y plenitud que sobrepasa los límites de la riqueza material. Es vivir con felicidad. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...