¡Idea TOP! Un vestidor detrás de la cama

Instalar vestidor detrás de la cama es posible hasta en las habitaciones más pequeñas. Basta con mover algunos muebles, aprovechar los espacios y encender la creatividad.

Idea TOP Un vestidor detras de la cama

Muchos sueñan con un vestidor en casa, y aunque no cuenten con una habitación disponible para ello, no deben renunciar a la idea. Instalar uno en el dormitorio es posible y más sencillo de lo que se pueda imaginar. El tamaño estándar o más bien pequeño de las construcciones actuales puede hacer que parezca difícil, pero créelo, basta con mover algunos muebles, aprovechar los espacios y encender la creatividad. A continuación se comparten cinco ideas prácticas para crear un vestidor de ensueño detrás de la cama.

Construye un tabique

Lo primero a considerar son las dimensiones de la habitación

, y si delante de la cama puedes disponer de al menos un metro sin entorpecer el libre tránsito. Si es así comienza por rodar la cama esa distancia y construir un tabique en su espaldar. Puede dejarse el espacio de una puerta o dos (una a cada lado) para la entrada al vestidor, y aprovechar el reverso para la instalación de un mueble o armario. Hay quienes utilizan closets aéreos e inclusive cajones, pero esto debe ir ajustado a tu realidad.

Para permitir una mayor ventilación e iluminación del espacio pueden redistribuirse los muebles u objetos, también construir un tabique a medias que tenga algo de separación con el techo. Del lado de la cama, más que una pared será una especie de cabecero que podrás decorar a tu antojo, utilizando múltiples objetos o un bello cuadro.

Une luz y creatividad

Optimiza recursos. Una fina pared de cristal, madera o materiales como el pladur (yeso) podrían serte de gran utilidad para crear esa división entre la cama y el vestidor, sin perder iluminación. El tamaño de la limpia pared que hará realidad tu sueño dependerá de los centímetros con los que cuentas en el dormitorio. Podría sobresalir de una de las paredes o crear una isla juntando la cama y una nueva pared. Una vez que logres dividir el espacio, puedes hacer lo que quieras detrás. Contarás con una simulada privacidad para elegir tus prendas diarias.

Aprovecha tu cabecero

Un cabecero alto además de cumplir su función primaria hace de muro divisor, lo que puede aprovecharse para rodar la cama hacia adelante unos centímetros y crear una especie de pasillo trasero, que dará pie al nuevo vestidor. Elaborar un cabecero es fácil y además es hoy una tendencia, así que estarás apostando por un dormitorio doblemente chic y-mejor aún-doblemente práctico. Si no se te dan muy bien las manualidades hay variedad de propuestas y precios en el mercado. Las cortinas también juegan un interesante papel en el diseño del tan anhelado espacio.

Atraviesa un mueble

Detrás de tu cama seguramente ajustará ese mueble bajo o cómoda que desde hace tiempo no usas o subutilizas. Le ha llegado su hora. Quizás no ofrezca la privacidad que sueñas, pero instalado contrario a la cabecera de la cama, puede servir de cabecero o mesa de noche para colocar libros e instalar lámparas. Las gavetas o cajones que quedarán en la parte trasera de la cama podrían utilizarse para contener la ropa o calzado, así como los accesorios para la vestimenta.

Pon armarios al aire

Una propuesta que no puede obviarse es la de adaptar armarios al aire. Si el espacio de la habitación es muy reducido, puedes ahorrarlo instalando armarios aéreos justo a espaldas de la cama. Tal vez no puedas colgar todo tu vestuario por aquello del orden (quedaría a la vista), pero si aquellas prendas o accesorios que utilizas con mayor frecuencia. Lo puedes hacer tú misma o elegir entre miles de ofertas que vienen medio ensamblados.

Que no hayan excusas para darte ese gusto de contar con un pequeño o gran vestidor en tu dormitorio o casa. Como ves, hay variadas y prácticas opciones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...