Ideas marineras para decorar la casa de la playa

Si tienes ganas de tener una casa de verano de esas de revista deberías tener en cuenta estas ideas marineras con las que sacarle partido.

estilo marinero

Cada una de las viviendas que se decoran deben hacerse siguiendo no solo el propio gusto de los propietarios, sino también la función que van a tener. No es lo mismo amueblar una casa para vivir en ella la mayor parte del tiempo que hacerlo con una propiamente para el verano. Precisamente de segundas viviendas que se utilizan en vacaciones es de lo que queremos hablarte hoy. De hecho, pretendemos darte algunas ideas y consejos que te vendrán realmente bien para conseguir el estilo marinero que tanto se lleva. ¿Te animas a ponerlos en marcha?

El estilo marinero se inspira no solamente en el interior de los barcos, sino en todo lo que tiene que ver con ellos, con el mar y con los puertos. Es por eso que cualquier accesorio o decoración relacionado puede ser un buen punto de partida para conseguir ese toque especial de revista en tu hogar. Pero, hay también algunos básicos que debes tener en cuenta para que ese estilo marinero consiga darte en tu hogar justo el ambiente agradable y tentador que estabas buscando. ¿Te animas a echarles un vistazo?

Ideas para decorar con estilo marinero

  1. Materiales naturales: una de las claves para conseguir el estilo marinero está basada en el uso de materiales naturales. Las cuerdas, la madera, la rafia o el bambú son grandes opciones para conseguir una amplia variedad de texturas que conseguirán que el ambiente que estás creando sea no solamente confortable sino también agradable y en el que te guste estar. ¿Te habías planteado esta solución para tu casa de la playa?
  2. El azul como color principal: en el estilo marinero el azul es el color principal. Sin embargo, se puede jugar con varias tonalidades de azules que combinen para evitar las sensaciones tan frías que da el color más marinero. Además, combinándolos con tonos más cálidos, o neutros como los blancos, beige o grises se logran grandes resultados que no solo se notan a la vista sino también con el resto de sentidos.
  3. Complementos que ayudan a conseguir un ambiente cómodo: en una casa de la playa la comodidad es la principal función que se debe buscar. En ese sentido, y porque pueden ser un complemento ideal con el que conseguir el ambiente marinero perfecto, podemos conseguir que los cojines sean grandes protagonistas. Jugar con estampados, diferentes tonalidades, tamaños y formas es una buena idea para dar una sensación de fluidez y diversión que tan bien sienta en una vivienda de vacaciones
  4. Accesorios que consiguen el toque chic: todo lo que tenga que ver con accesorios decorativos -funcionales o no- relacionados con la temática marinera será bienvenido en tu casa. De hecho, accesorios antiguos pueden conseguir darle mucha personalidad y convertirlas en algo diferente, muy parecido a esos ambientes de las revistas en los que pretendes inspirarte.
  5. Las rayas como protagonistas sin pasarse: las rayas forman parte del estilo marinero básico, pero hay que tener en cuenta que pueden ser un estampado realmente agobiante si no se usa con cuidado. Es por eso que si te consideras un enamorado de ellas y vas a ponerlas en todas partes, piénsatelo dos veces antes de ejecutarlo de ese modo.

Tu casa en estilo marinero

En realidad, conseguir aplicar el estilo marinero en tu hogar no es una cuestión en absoluto difícil. Bastará con que tengas en cuenta todos los consejos que te hemos dado en el párrafo anterior y que encuentres tu propia manera de llevarlo a la práctica. En realidad, con el azul como color principal, los muebles en materiales naturales, unos cuantos complementos en colores neutros como el blanco, unos toques de cuerdas o accesorios como la arena en jarrones y poco más puedes conseguir tu casa ideal de verano.

Recuerda siempre que el estilo marinero no puede estar sobrecargado porque ya en sí mismo resulta bastante llamativo. En ese sentido te recomiendo que pese a que las rayas sean uno de sus puntos básicos, no abuses de ellas. Y si vas a hacerlo, no lo hagas en las paredes sino en objetos que puedas intercambiar como las alfombras o los cojines. De esa manera, si llegan a cansarte en algún momento podrás quitarlos fácilmente para lograr un ambiente menos recargado o más acorde a las nuevas tendencias que cambian cada año.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...