Ideas para aprovechar el hueco de la escalera

Son muchas las posibilidades que nos ofrece el hueco que queda bajo la escalera en un dúplex. Convertirlo en una alacena, en una cajonera o en un despacho son solo algunas de ellas.

Hueco bajo escalera

No todos tenemos un dúplex con una maravillosa escalera que comunica la planta baja con el piso superior, pero los que sí que lo tienen cuentan con una maravillosa ventaja respecto a los pisos normales, y es la infinitud de posibilidades decorativas y de almacenaje que les ofrece el hueco que queda debajo de la escalera y que es aprovechable de numerosas formas diferentes, cada cual más original y atractiva. Hoy voy a recoger algunas de las ideas más innovadoras que han conseguido un resultado impecable, aunque estoy seguro de que todavía faltan muchas más por aportar.

En primer lugar cabe decir que lo que ha venido siendo habitual siempre es lo de convertir este hueco en un espacio de almacenaje, normalmente un armario o trastero al que se ha venido a llamar alacena. En este espacio, si era lo suficientemente amplio podía crearse una minihabitación, al estilo de Harry Potter aunque aquello estaba más enfocado a la tortura del joven mago; pero, si en cambio, colocáramos una buena cama, con una buena decoración e iluminación, esta idea no es tan alocada y nos valdría para cuando tengamos visitas en casa.

A esta idea tan recurrida, se han ido sumando otras alternativas similares pero más originales, por ejemplo la creación de cajones. Aprovechar todo el hueco de la escalera, de arriba abajo para crear una especie de sinfonier con cajones de diferente tamaño; algo que puede quedar muy chulo y vistoso si le aplicamos unos colores adecuados que armonicen bien con su entorno. De la misma manera, hay quien ha preferido crear armarios independientes con diferentes puertas. El resultado es el mismo: el hueco queda totalmente tapado al nivel de la escalera y se aprovecha todo el espacio como lugar de almacenaje.

Otra posibilidad muy bien pensada es la de colocar una cama, o una especie de sofá o asiento tapizado, con cajones inferiores. Volvemos un poco a la idea de la alacena, solo que en esta ocasión hablamos de un espacio al aire libre, donde la cama puede ser un lugar idóneo para leer o echarse la siesta. Si además tenemos la suerte de contar con una ventana en ese lateral, unas cortinas bonitas rematarán ese rincón de ensueño y además podremos observar el exterior en nuestros momentos de aislamiento.

Volviendo a los espacios de almacenaje, otra idea genial es la de colocar estanterías de lado a lado, pero también al descubierto, sin puertas de por medio. De forma que se convierta no en un pequeño trastero, sino más bien en un lugar idóneo para colocar aquellos detalles y pertenencias personales de los que nos sentimos orgullosos de ostentar: fotografías, libros, trofeos y un puñadito de objetos decorativos más. Se trata de emplear este hueco como si se tratara de una pared cualquiera. Es increíble la cantidad de espacio de almacenaje que ganaremos.

Las propuestas se multiplican cuando encontramos otras casas donde el hueco de la escalera ha sido utilizado para convertirlo en una bodega de vino, matando el rincón con todo un botellero de madera donde colocar toda nuestra mejor reserva y sorprender gratamente el paladar de nuestros visitantes. Tampoco se queda corta la idea de apiñar todos los troncos de leña en este hueco, de arriba abajo, para tenerla más a mano si contamos con una confortable chimenea en casa. En ambos casos, como se ve, el autor ha pensado primero aquello de lo que hace uso en casa y más espacio le quita para ofrecerle este hueco muerto bajo la escalera.

Finalmente, y una de las ideas que más me llaman la atención, es la de convertir este hueco de la escalera en una estancia más de la casa -como si se tratara de una habitación extra, pero al descubierto-, así, es factible utilizar el hueco para crear un sala de estudio, una biblioteca, un despacho… las posibilidades son múltiples. Podremos colocar una mesa con cajones, unas estanterías, una lámpara… Todos los detalles que queramos, adaptados lógicamente al espacio con el que contemos.

Si no nos acaba de gustar ninguna de estas ideas o, por las causas que sea, no podemos aprovechar este hueco de forma tan destacada, siempre nos quedará la opción de levantar un muro que oculte el hueco, pintarlo del mismo color que el resto de la habitación y, por qué no, colocar un cuadro o incluso la televisión mismo si nos encontramos en el salón. Estéticamente, las paredes lisas sin socavones de por medio siempre son más agradables a la vista que cuando encontramos huecos o pilares aquí y allá.

Cada escalera es única y cada hueco también. De ello dependerá exclusivamente las opciones que tengamos para aprovecharlo, pero sea como sea, las posibilidades seguirán siendo casi infinitas. ¡Ánimo!

Fuente: Grupo Inventia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...