Ikebana, el arte de los arreglos florales

Decorar con flores es siempre una excelente opción, sobre todo ahora que en Europa comienzan a llegar los días más lindos. Ya hemos hablado en diferentes oportunidades sobre esta posibilidad y los beneficios que entrega, sin embargo, esta vez nos dediquemos a algo más que decorar con flores. Nos ocuparemos de hablar de Ikebana, un arte japonés de arreglos floreales.

Decorar con flores es siempre una excelente opción, sobre todo ahora que en Europa comienzan a llegar los días más lindos. Ya hemos hablado en diferentes oportunidades sobre esta posibilidad y los beneficios que entrega, sin embargo, esta vez nos dedicaremos a algo más que decorar con flores. Nos ocuparemos de hablar de Ikebana, un arte japonés de arreglos floreales.

Ikebana, el arte de los arreglos florales

Con Ikebana, en primer lugar, conseguiremos darle un toque de distinción a nuestro hogar, a partir de unos conceptos que conoceremos a continuación. Sin embargo, antes nos ocuparemos de conocer cuál es su significado.

Ikebana significa “flor viva colocada”, aunque también es conocido como Kado, cuyo significado es “camino de las flores”. Debemos decir que el Ikebana no es sólo una forma de colocar unas flores juntas, sino que se trata de una tradición milenaria en Japón, que tiene como base el respeto que los orientales tienen por la naturaleza y su relación con ella.

Los cuatro principales conceptos de este arte son: Tratar de imitar la naturaleza y usar elementos orgánicos, elección de la forma, decorar con objetos y elegir colores.

El primero de los casos –Tratar de imitar la naturaleza y usar elementos orgánicos–, se trata de la base del Ikebana. Es el respeto por la naturaleza y, por lo tanto, buscar ser lo más natural posible.

En el caso de la elección de la forma, nos referimos al hecho de que en el Ikebana las formas deben estar caracterizadas por espacios ligeros y colores que armonizan.

Por su parte, decorar con objetos hace referencia a la combinación de flores con piedras, algas o arena, algo muy habitual en este arte. Como elementos decorativos suplementarios también se pueden usar objetos de vidrio o plásticos.

Finalmente, a la hora de elegir los colores, si bien la elección de los mismos tendrá mucho que ver con el ambiente a decorar, hay que tener en cuenta la luz que va a recibir y elegir en consecuencia. Por ejemplo, si el lugar está poco iluminado, la idea es intentar utilizar flores blancas o de colores claros que reflejen la luz.

Continuando con los colores, otro factor a tener en cuenta es la estación del año en la que nos encontramos, dado que en invierno, por ejemplo, se deben usar colores más cálidos – del rojo al amarillo-; mientras que en verano se utilizarán las tonalidades más frías, como verdes, azules, etc., combinado con muchas hojas verdes para crear el efecto de frescor.

Vía│Nosotras
Foto│Jmbenzo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...