Interiores Pop Art

De pasado exitoso, este estilo decorativo surge en la actualidad como una forma decorativa retro y juvenil. Se adapta muy bien al estilo de vida joven, independiente, moderno y preocupado por la estética.

Un cuadro al mejor estilo pop art

Para aquellos que buscan espacios funcionales y se reusan a una decoración convencional y aburrida, los interiores Pop Art son una excelente alternativa. Se trata de un tipo de decoración con un pasado exitoso, ya que en los 60` era uno de los más elegidos. Luego reapareció en los 90. Hoy, en el 2013, vuelve a hacerse presente para marcar tendencia, de la mano de los colores y las formas.

¿Por qué estamos ante la presencia de un estilo que se revaloriza cada cierta cantidad de tiempo? Sencillo, porque una de sus características es que confiere una gran alegría a la estancia en que se aplica, porque se basa en tonos muy vivos

En fin, comencemos a dar más detalles. Para las paredes, los colores lilas, rosas, blancos, beige, y los empapelados funcionan realmente muy bien. Rayas coloridas, colores fucsias, turquesas, verdes, amarillos, naranjas, son los colores infaltables.

Eso sí, hay que estar muy atentos a los objetos que diseminaremos por toda la estancia, ya que serán ellos los encargados de darle color al espacio, y con sus tonos vibrantes llenar de vida y alegría el hogar. Muy importante es ubicar un cuadro, ya que con él conseguiremos dictar el estilo.

En lo que refiere a objetos, también se pueden utilizar aquellos antiguos. Viejos teléfonos, televisores, cuadros y cualquier complemento decorativo que conmemore la vitalidad de aquellos años anteriormente mencionados son muy bienvenidos.

En cuanto a materiales, se pueden usar alambres, plástico, vidrio, papel y sobre todo elementos sintéticos. El mobiliario elegido debe ser elementos algo estrafalarios. Por ejemplo, lámparas de lava, alfombras de pelo, etc. Las formas geométricas, líneas rectas y depuradas son también fundamentales para los muebles.

Por su parte, los sofás pueden estar recubiertos con almohadones de pelo y cortinas de caireles. En este aspecto es fundamental buscar piezas que recuerden a la estética de los 70: sillones orejeros, sofás chesterfield, asientos modulares, entre otros.

Por último, colocar por las paredes algunos lienzos basados en el estilo Andy Warhol (serigrafías de Marilyn Monroe) o lienzos con dibujos de cómic con fuertes colores es el toque final.

Aquellos que no se animan con los interiores Pop Art porque creen que es demasiado jugado, sepan que este estilo también se puede utilizar de modo más suave, mezclando menos colores y suavizándolo con el color blanco.

Vía | Facilísimo
Foto | Xavier68

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...