La historia en tus paredes con Arthur Slenk

La nueva colección de NLXL, inspirada en el arduo trabajo de Arthur Slenk, reune décadas de historia para decorar nuestras paredes.

Unos manuscritos antiguos que se fechan entre 1872 y 1941 han servido de base de inspiración para crear una colección de papeles pintados.

Vestir las paredes es una de las formas más sencillas de personalizar nuestros espacios. Existen muchas opciones que nos ofrecen los miles de colores con los que podemos pintar cada una de ellas, pero más allá de la pintura, podemos atenernos a otra alternativa como es la de los vinilos, o la de los zócalos de madera. Y a todo ello ahora se suma la interesante propuesta de Arthur Slenk, que ha reunido siglos de historia para crear una sorprendente colección de papeles pintados. Papeles para pared. Y es que esta otra opción nos abre puertas -o más bien portones- hacia la originalidad , ya que la impresión digital y otras técnicas modernas pueden hacer de cada uno de estos papeles una obra de arte.

Y así nos los demuestra Slenk, quien ha estado trabajando desde hace años con unos manuscritos antiguos que se fechan entre 1872 y 1941, documentos que no habían visto la luz en casi medio siglo y que fueron rescatados, página por página, por este aficionado que decidió reconstruir y ordenar lo que quedaba de ellas. Fue descubriendo la génesis, el rastro de la pluma rasgada sobre el papel, las pequeñas manchas de tinta donde el autor se había detenido con la pluma demasiado tiempo y señas de desgaste en las esquinas de las hojas. Cada una de ellas fue sometida a un examen crítico seguido de correcciones para rescatar todo el valor de los manuscritos. Siete años después del descubrimiento, se obtuvieron 144 diseños tamaño carta que recogían las impresiones de estas hojas del pasado. Pero solo 8 de estos 144 diseños fueron seleccionados por NLXL para crear una colección de papeles pintados.

Papeles pintados cuyo resultado es asombroso, como podemos observar en las fotografías. Cada uno de ellos evoca esas cartas manuscritas antiguas y otros elementos históricos. La tinta se convierte en huella de un siglo pasado, y es ella la que marca la diferencia entre estos y otros tipos de papeles decorativos para pared. Es cierto que es un poco engorroso eso de ir colocando el papel y un poco difícil conseguir un resultado perfecto, pero tampoco es tan fácil eso de pillar un rodillo y ponerse a pintar. Se trata de papeles con mucha personalidad que pueden ser idóneos para vestir una pared frontal, o una pared de impacto en alguna sala especial como un despacho o una pequeña biblioteca. Además nos ofrecen esa extraordinaria textura que parece dar mayor dimensión a los espacios.

Para los amantes del pasado, estos papeles amarillentos combinados con la historia detrás de la tinta, son los revestimientos perfectos para sus paredes.

Fuente y foto: NLXL

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...