Las claves de la decoración nórdica para transformar tu casa

Descubre de qué forma puedes aprovechar la decoración nórdica para hacer cambios en tu hogar.

¿Cómo puedes transformar tu casa con la decoración nórdica?

Transformar tu casa con una decoración nórdica es más simple de lo que parece. De hecho, la simpleza será una de las características principales de tan particular estilo. Colores neutros y la madera resultan otros complementos básicos en los que pensar.

Si piensas que cambiar a un estilo simple puede ser aburrido, piénsalo dos veces. La decoración nórdica es una de las novedades que más se está usando para 2019, por lo que si no quieres quedarte atrás entonces considérala como una opción.

Lo mejor es que si tienes poco presupuesto resulta una de las opciones más viables. ¿Recuerdas el factor simpleza? Pues con menos de lo que consideras podrás transformar tu casa y todo gracias a estas claves de la decoración nórdica.

Claves de la decoración nórdica

Luz. Es una de los principales factores si deseas darle a tu hogar un estilo escandinavo. Aprovechar la luminosidad natural será indispensable por lo que, si eres amante de las ventanas abiertas, entonces, te resultará ideal.

El color blanco es otro necesario para una decoración nórdica. Es el que mejor favorecerá para aprovechar al máximo hasta los focos mínimos de luz natural. Pero descuida si piensas que quedarás embelesado.

La madera será el toque cálido y que aportará equilibrio a tu decorado nórdico. Lo mejor es que va de la mano con tu gusto. Puede ser en buena medida con muebles grandes o en menor con simples adornos.

Y si de muebles es necesario cambiar con el estilo nórdico poco será lo que tengas que gastar. Es decir, los muebles de este decorado en particular deben ser funcionales y básicos. Nada de extravagancias porque iría del lado contrario del decorado.

Otros complementos nórdicos

Sin duda alguna, las lanas y afelpados son otro complemento esencial para el decorado boreal. Al igual que la madera, aportan calidez a los ambientes comunes, además de dar una sensación de cobijo inigualable.

Puedes jugar con cobijas, mantas, alfombras, o también en mínimos decorados que tengan esta particular textura.

La clave irá de la mano con tu gusto particular, por lo que también terminará siendo sumamente fácil de combinar.

Pero si deseas un toque más natural entonces puedes agregar plantas. Sí, aunque el estilo es bastante invernal, también deja combinar tonos verdes y florales. Usa el rosa suave o el naranja mate a fin de dar un toque de color al que nadie se puede negar.

Provecho de la luz nórdica

Conocidas las claves es importante saber cómo sacarle provecho máximo a cada una de ellas. En el caso de la luz en el estilo nórdico es necesario multiplicarla para que en verdad pueda transformar tu casa.

Multiplicar no quiere decir gastos. Descuida. Lo importante será aprovechar al máximo las entradas de luz natural, tal como son las ventanas para dar el toque necesario. Una buena forma es guardar las cortinas tupidas.

Unas ventanas desnudas son la clásica estampa de un decorado nórdico. Y en dado caso, si no te gusta tanto la idea, emplea telas suaves como la seda. No dejará el marco solo e igualmente permitirá una rica entrada de luz.

Color blanco boreal

Paredes, techo y piso. El blanco debe ser el factor indispensable en los colores de un estilo nórdico. Los tonos oscuros te restarán la luz que has multiplicado por lo que no sabotees tu propio esfuerzo.

Cuando mucho puedes jugar con tonos en celestes, pero en el decorado. De resto, el color blanco boreal es el que debe predominar por encima de cualquier otro. Ahora bien, si te desencanta la idea, también se permite combinarlo con gris y beige.

Usar la madera

La haya y el abedul son dos clases de maderas clásicas para el estilo nórdico. Lo mejor es que puedes combinarla en decorado o también aprovechar elementos ya existentes. ¿Tienes piso de madera? Sácalo a relucir pues será tu aliado principal.

Muebles nórdicos

Funcionales al extremo. El estilo nórdico se caracteriza principalmente por la simpleza por lo que los muebles que existan en tus habitaciones deben cumplir siempre una utilidad. Nada de sillas o mesas que solo están para verse.

Los muebles nórdicos destacan por sus líneas rectas y diseños básicos. Para darte un ejemplo puedes buscar muebles claros y hacer equilibrio con un aparador vintage. Resultará el contrapunto ideal para causar el impacto deseado.

Lanas y afelpados

Si el estilo nórdico emula el invierno en tu hogar, lo más elemental será utilizar telas de lana y afelpadas. Van de la mano, casi como si se tratase de las flores y la primavera. Eso sí, procura que sean 100% naturales para un estilo original.

El lino y el algodón son dos ejemplos de las telas que se pueden combinar en una habitación nórdica. Puedes jugar con este elemento cuanto quieras. Ayudará a que tu casa se vea como un cálido refugio, con la elegancia de la simpleza nórdica.

Naturaleza del norte

Pero el estilo nórdico no tiene por qué ser aburrido. De ahí que permita emplear plantas y ramos a fin de dar un tono vivo al macro decorado. Como puntos focales serán necesarios para aportar un toque de vida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...