Las lámparas perfectas para iluminar tus sueños

Es común que antes de dormir te apasione leer algún libro, ver una serie de TV o repasar apuntes para una clase o examen. Para adaptarte debes elegir las luminarias adecuadas. Acá algunas opciones.

Las lamparas perfectas para iluminar tus sueños

Un factor esencial en cualquier decoración, es la iluminación. Cuando se trata del dormitorio, este aspecto cobra especial importancia, pues se trata del lugar de descanso. Aunque hay quienes afirman que lo mejor para un sueño confortable es la oscuridad, lo cierto es que la iluminación general de esta estancia no se debe subestimar. Cálida y sin zonas oscuras, así es la habitación ideal. Por ello, es fundamental elegir muy bien las lámparas. Si bien las de techo suelen ser las más adecuadas, hay otras que sin ser demasiado potentes, pueden colocarse empotradas, en apliques murales e incluso en la misma cama. Cada una tiene una utilidad. Adapta la mejor para ti.

Varios estilos de iluminación para el cuarto

Aprende a escoger la iluminación idónea no sólo para dormir, sino para aquellas actividades que favorecen tu descanso mental, ya sea ver televisión o leer un libro. Recuerda además que las rutinas y necesidades varían drásticamente entre una persona y otra. Por ende, lo que es funcional para ti, puede convertirse en un fallo épico para tu pareja. Considera estos detalles y escoge la mejor iluminación para tu cuarto.

  • Sin sombras. La luz general está pensada para que el área quede sin espacios oscuros. Para lograrla suelen emplearse luminarias en el techado, luces empotradas o focos en los muros.
  • Para una lectura agradable. La luz para leer suele situarse en las mesillas de noche. Incide de forma directa, pero sin llegar a cegarte o causarte fatiga visual. Puedes colocar focos en los laterales de la cama, pero si no te gusta leer acostada, sino que tienes un rincón para ello, puedes aplicar por una lámpara de pie. Y si cuentas con un escritorio dentro de tu recámara, adquiere una lámpara de sobremesa, tipo flexo. 
  • Destacando zonas predilectas. Los apliques en los muros son estupendos para realzar la belleza de tu pintura favorita, tu armario o ese detalle especial que quieras destacar en tu habitación. Son muy versátiles porque ayudan a crear varios ambientes en una misma estancia.
  • En el armario. Incorporar un foco sobre el closet o una pequeña lámpara de luz cálida encima de este es vital para, así podrás ver tu ropa y arreglarte sin problemas.

Una luz para cada situación

Una luz tenue estimula la sensación de intimidad. Disfrutarás de todas sus bondades al momento de ver el nuevo capítulo de tu serie o revisar los pendientes del próximo día. En cualquier caso, instalar un moderador para cambiar su intensidad te será muy útil, porque podrás graduarla al nivel de actividad que tengas. Sus beneficios se verán reflejados en tu factura de energía.

Si estás casada o vives en pareja sería estupendo que ambos cuenten con mesitas de noche a su lado de la cama. Esta alternativa les permitirá leer, revisar facturas y ejecutar otras tareas sin despertar o entorpecer al otro. Si tu ritmo se intensifica por la noche porque estudias, hojeas revistas o preparas la agenda, la luz en el escritorio es indispensable. 

Sé creativa y anímate a experimentar efectos visuales con los focos y las sombras de la estancia. De esta forma, bastará entrar a la habitación para que el ambiente resulte muy llamativo. No caigas en la equivocación de contar con una sola fuente de iluminación en el dormitorio.  El problema radica en que se incomodará al que duerme o intenta conciliar el sueño y no favorece la ejecución de otras actividades dentro del dormitorio.

No desperdicies las opciones de luz indirecta que te ofrece el mercado. Asegúrate de que sea cálida y de que la lámpara que adquieras se adapte a tu estilo decorativo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...