Llena tu hogar de mensajes positivos

Un mensaje alentador puede reivindicar el peor de los días. Utiliza para ello paredes, cuadros, láminas, cristales, pizarras, felpudos, tazas y todo aquello en lo que pueda estar impresa la felicidad.

Llena tu hogar de mensajes positivos

Mucho se ha dicho sobre la decoración del hogar y cómo influye en tu estado de ánimo. Afloran las recomendaciones de una casa limpia, colmada de luz y sin tantos recargos, provista de plantas naturales y objetos que contribuyan al bienestar. Sin embargo, a estos consejos se suma uno que ha marcado tendencia en los últimos tiempos: Llena tu casa de mensajes positivos. 

¿Qué tanto influyen los mensajes positivos en la vivienda? Mas de lo que piensas. En ocasiones la jornada transcurre cargada de malas vibras que llevas a casa y-sin querer-concentras en tu círculo energético. En esos casos, un entorno con frases optimistas, bonitas, ocurrentes o divertidas, puede salvarte el día. Recuerda que tu cerebro es como una gran computadora, en la que se va acumulando información constantemente. Imagina lo que sucedería si sólo lo llenaras sólo de pensamientos negativos: ¡Sencillamente colapsaría!

Dale a tu casa un aire optimista

Un mensaje alentador puede reivindicar el peor de los días, y no requiere de grandes espacios. Sólo aquel que tú le quieras dar: la pared principal de la habitación, un cuadro, una lámina de cristal, una alfombra o una pequeña taza de café. También puede ir en pequeñas pizarras, con la ventaja de que podrás variar el enunciado las veces que consideres necesario. En el mercado se consiguen además infinidad de vinilos y otros objetos con frases que te harán sentir bien, y que se adaptan a cualquier rincón, sin perjudicar tu decoración.

¿Qué decir?

Frases inspiradoras, el consejo de mamá, la letra de tu canción favorita, poemas… Letras que conecten con la alegría, que causen un suspiro, que te hagan respirar profundo, que te saquen una sonrisa, que te inviten a seguir adelante, que traigan a tu mente los mejores recuerdos. ¿Quién no necesita esto al cabo de un día de trabajo? todos. Dale a tu hogar un aire personal, optimista, atractivo y reconfortante. Haz que la energía fluya por todas partes, que se contagie y refuerce la imagen positiva que tienes de ti y de tu vida.

¿Cómo hacerlo?

Puede que no muchos se atrevan a seguir la tendencia, pero llenar el hogar de pensamientos positivos es muy sencillo. Son populares los elementos con esta clase de mensajes. Se consiguen por Internet en los portales de compra-venta, también en los establecimientos comerciales e inclusive en las ventas de baratijas. Los hay de todos los tamaños y con frases acordes a todos los gustos.

Ahora, si lo quieres hacer tú misma, comienza por recopilar esas palabras o frases reivindicativas que deseas leer al entrar a casa. Hazte de pinturas y pinceles, y pon manos a la obra. No se necesita llenar la casa de letras. Basta con un pensamiento que hable de tu personalidad y que te inspire.

  • Las escaleras. Si las hay en casa, pueden ser un lienzo perfecto para ese mensaje positivo que puede estar escrito corrido o por fragmentos que sigan escalón tras escalón. Es cuestión de iniciativa y de preferencias.
  • Un cuadro. Es igual de versátil, puede ser movido a cualquier estancia, al igual que las láminas, a las que inclusive puedes dar un toque vintage.

Permítete leer cosas como “Un día sin una sonrisa es un día perdido”, “Puede que no sea fácil pero seguro que vale la pena” o quizás “Deje afuera su mal humor” “No te rindas, sufre ahora y vive el resto de tu vida como un campeón”… Estas oraciones tienen autores reconocidos, pero puedes utilizar tus propias frases. Tú mejor que nadie sabes lo que te hace sentir bien y colmada de buenas energías.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...