Los mejores métodos de decoración con colores sobrios

Los colores sobrios son aquellos que no sobrecargan mucho el ambiente. Decorar con ellos es clave estos días, ya que permiten transmitir mucha más paz y armonía que los colores chillones y llamativos a los que estamos acostumbrados

decoración colores sobrios

En estos tiempos que corren, vivimos en un estado de estrés constante debido al trabajo o la incertidumbre de estos días. Por ello, muchas veces necesitamos tener un poco de paz mental en casa, es decir, estar en un lugar que nos relaje. El problema es que los colores demasiado llamativos y sobrecargados pueden causar el efecto contrario, es decir, que no consigamos relajarnos. 

Por ello, los colores sobrios te pueden ayudar a estar mucho más relajado, ya que son capaces de transmitir más paz. Vamos a aprender a decorar tu casa con colores sobrios, algo que te ayudará en estos tiempos difíciles.

Decorar con colores sobrios fácilmente

Los colores sobrios son los que no son llamativos ni demasiado sobrecargados. El color sobrio es aquel que no destaca demasiado y que está en armonía con la estancia. 

Generalmente, el blanco es el color sobrio por excelencia. Es un color que es capaz de transmitir paz, limpieza y elegancia. Además, es capaz de hacer más luminoso una estancia y hacer que parezca más grande, algo que es clave en caso de otro confinamiento. Con un color blanco, podrás evitar que se te caiga la casa encima y estar más tranquilo. Para ello, puedes usar el blanco de toda la vida, pero también tonos similares como el amarillo muy claro. 

Eso sí, no solamente se puede decorar con colores sobrios usando el color blanco. También puedes usar tonos oscuros, aunque deben estar asociados a la naturaleza y a la tranquilidad. No es lo mismo un azul fosforito, que un suave azul marino o un verde musgo. Estos colores aportan serenidad y también elegancia 

Hablando de la naturaleza, hay colores cálidos que también funcionan, como por ejemplo el color tierra. Combinarán muy bien con una casa con plantas y bien iluminada, llenando de vida la estancia. Así mismo, también puedes usar tonos cálidos sobrios, como el llamado rosa pastel, mucho menos llamativo que el magenta. 

Así mismo, puedes lograr relajarte con tonos de gris suave, como por ejemplo el gris perla. Si te gustan los tonos oscuros de gris, también podrás aplicarlos, siempre que cumplan las reglas de armonía con el resto del hogar. 

Finalmente, no solo tengas en cuenta el color de la pared, ya que también debes cuidar el de los muebles, así como su cantidad. No tengas demasiados muebles para no sobrecargar la estancia y apuesta también por colores sobrios que combinen con la casa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...