Mudéjar y Andaluz: Dos Estilos hispano-árabes

Los estilos Mudéjar y Andaluz son dos tendencias que influenciadas por la presencia mora en España y que en algunos aspectos de la construcción moderna sobreviven hasta nuestros días.

Un estilo es una condición de originalidad, un carácter propio de una obra que se impone y llega a formar parte de la vida de las personas, representa una serie de rasgos que distinguen la producción intelectual de un autor, un grupo o un periodo histórico. Las épocas del devenir histórico han producido innumerable cantidad de estos estilos, aunque en decoración solo consideramos unos pocos por ser los más destacados y llenar los sentidos, debemos considerar y tener siempre en cuenta que “no solo de pan vive el hombre” sino también de la belleza de sus creaciones que alimentan el alma y dan calma al espíritu y enriquecen nuestra vida.

Estimo que la gran mayoría de mis lectores sois españoles por lo que voy a hablarles brevemente en lo que alcance en este post del estilo Mudéjar y Andaluz; en post posteriores trataremos sobre el estilo Frailero Castellano y el famoso Plateresco de la primera mitad del Siglo XVI.

estilos-santa-maria.jpgEl estilo Mudejar como su nombre nos sugiere, evoca épocas en los cristianos avanzaban implacables por las tierras españolas de Aragón, Castilla y León reconquistando territorios e incorporando a la población musulmana que se encontraba en ellos; es una neta inspiración islámica desarrollada entre los siglos X y XVI aproximadamente; la palabra mudéjar significa algo así como “el moro que se queda en la tierra de los cristianos”, y hace una clara referencia a aquellos moros que después de la reconquista se quedaron a trabajar como constructores y artesanos incorporando sus habilidades y características culturales al arte español es por ello que este estilo señala la presencia de elementos decorativos árabes en el arte cristiano. La arquitectura mudéjar emplea el ladrillo como elemento constructivo esencial en lugar de la piedra que empleaban los cristianos, se caracteriza por utilizar elementos ornamentales y arquitectónicos simples y ala vez ornamentados como ventanas lobuladas, arcos peraltados, torres de plaza cuadrada a manera de almínares, arquerías ciegas combinadas unas con otras, frisos enmarcando paños de muro o vanos, zócalos enchapados con azulejos hechos a mano y una característica fundamental que tiene a bien venir en los tiempos actuales: la utilización de motivos geométricos y florales en todo este arte decorativo.

El artesano mudéjar se caracteriza por tener libertad y audacia en la construcción, en una época donde se habían perdido muchas de las revolucionarias técnicas empleadas por los constructores Romanos; ellos construyen techos y artesonados, obras de carpintería tipo axiales con incrustaciones de concha de nácar, maderas de diversos tonos y marfil, todo ello produce una sensación de suntuosidad y lujo, así como un sentir acogedor y de tranquilidad. En la actualidad, dadas las tendencias hacia lo natural y ecológico bien valdría retomar algunos de los principios y características de este estilo.


Uno de los centros más característicos de desarrollo de este arte decorativo puede observarse en Toledo, manifestándose con fuerza en edificios tales como la Iglesia de Santiago del Arrabal, la Puerta del Sol, la Sinagoga del Tránsito, Santa Maria la Blanca y otros más que sobreviven hasta nuestros días. Existen muchos otros monumentos ubicados en otras provincias que nos han llegado hasta la actualidad como el ábside que cierra la mezquita califal de Bab Al Mardum y la iglesia de San Juan de Alba de Tormes que combina elementos mudéjares con románicos.

estilos-santiago-arrabal.JPG

La tendencia Mudéjar se vuelve tan popular que sobrevive al arte Gótico e influye en la decoración Renacentista tan es así que me atrevo a señalar que aquella tendencia hispánica a la decoración profusa y tridimensional nace con este estilo (tal como se aprecia aquí en Lima en muchas y Iglesias y Portales). Para finalizar debo señalar que datamos su influencia hasta el siglo XVI aunque ya compartiendo su empleo con otros estilos que en ese momento cobraban un creciente auge; como ejemplo podemos citar la sala capitular de la Catedral de Toledo. De aquí en adelante se oculta arrollado por el influyente estilo francés que literalmente hace desaparecer la tradición española local.

estilos-andaluz-casa.JPGEl segundo estilo decorativo que trataré es el Andaluz, una tendencia influenciada también por el carácter artístico de los Árabes pero combinado con esa esencia gitana, alegre y fuerte del Español. El asunto en cuestión se inicia cuando el Islam inicia la conquista de la península Ibérica en el año 711; llegan los árabes y desaparecen los muebles, ello debido a que esta nueva cultura de características errantes no considera al mobiliario como algo esencial; sin embargo una vez asentados en las nuevas tierras comienza lo que podríamos llamar un mestizaje cultural el cual se asienta y consolida mucho tiempo después de la salida de los musulmanes de tierras españolas. Lo que realmente caracteriza a este estilo decorativo es la robustez de los muebles y el alejamiento de cualquier línea que pueda parecer grácil o simple; esta característica la podemos apreciar sin duda en los famosos bargueños, propios de este estilo, en los cuales los elementos hispano – musulmanes terminan por amalgamarse estrechamente con estilos-bargueno-cofre.JPGlos aportes renacentistas. Sevilla capital de Andalucía, adquirió fama por sus bargueños, que tienen su origen según la tradición entre los siglos XI y XII, gracias a la elaboración de muebles por artesanos del pueblo de Bargas los cuales empleaban técnicas de carácter constructivo meramente artesanal. Sin embargo no debemos pensar que este estilo solo destaca en el mobiliario, pues no también es una tendencia arquitectónica en la que se emplean elementos parecidos al estilo mudéjar como arcos sueltos, patios interiores, escaleras interiores semi curvas, arquerías dobles, zócalos con azulejos pero que se caracteriza por el predominio del blanco como color de fondo y central visual.

Actualmente este estilo tradicional no se ha perdido, inspirado en la riqueza de los rasgos tradicionales y mezcla de culturas se sigue empleando en complejos habitacionales, villas y urbanizaciones que evocan a través de sus fachadas blancas, tejas de terracota y el hierro forjado, antiguos sueños musulmanes dentro de un enfoque totalmente contemporáneo.

estilos-andaluz.jpg

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...