Naranja: el color de moda para la cocina

Rejuvenece tu cocina aportando una buena dosis de este vibrante color

El naranja ha saltado del mundo de la moda, como el color verde manzana, para colonizar una de las estancias de nuestro hogar: la cocina. Si estás pensando en dar un cambio de look a tu cocina ten el naranja en mente porque se trata de la última tendencia de 2012. Insufla un poco de vida y realza los encantos de una habitación que tradicionalmente ha sido de color blanco o madera. ¿Quieres saber cómo combinar este atrevido color en tu cocina?

El naranja es el color de moda para la cocina

El naranja es el color de moda para la cocina

La cocina es un lugar que rebosa vida a cualquier hora del día. Por lo tanto, lo justo es dedicarle la atención que se merece y hacer que luzca igual de atractivo que el salón o el dormitorio. Y esto recae en la harmonía de las formas y el color de decoración. El color naranja es una de las opciones más de moda para decorar las cocinas porque aporta frescor, sencillez, alegría, fuerza y energía. Sean grandes o pequeñas, podemos elegir una tonalidad y brillo para crear la sensación que la sala es más grande o pequeña y amplia o estrecha.

Si no quieres complicarte con las obras y lo único que buscas es rejuvenecer el aspecto de tu cocina, te recomendamos que pintes las paredes de color naranja. Una tonalidad fuerte combinada con muebles de cocina blancos y demás elementos como ventanas o alacenas aportará equilibrio y vitalidad. Un consejo: si compras unos pocos complementos de este color (paellas o un delantal).

Si no quieres abusar demasiado del color naranja y quieres renovar toda la estancia, puedes mantener las paredes de color claro y darle el toque de color en el mobiliario. Una combinación moderna y juvenil que funciona es utilizar el negro y el naranja en los muebles, el blanco en las paredes y el plateado en los acabados y electrodomésticos. Imagínatela sin el color naranja… ¿muy pobre, verdad? Eso si, apuesta por un naranja encendido para resaltar el contraste entre los colores seleccionados.

Una tercera opción consiste en utilizar el naranja solo en los aparadores y no en todo el mobiliario. Puedes seguir manteniendo los armarios que dispones pero pintándolos de una tonalidad suave de naranja siempre y cuando el resto de la estancia sea de un color claro. Puedes arriesgarte un poco más y combinarlo con un color verde en los complementos. Este toque de color tan sencillo aportará frescor a la estancia, la iluminará ¡Y te ayudará a recargar las pilas!

Foto: Pentarux en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...